Rescatan 3 mil gallos en operativo "Angry Birds" en NY

Las redadas simultáneas en Queens, Brooklyn el Condado Ulster se llevaron a cabo para frenar la pelea de gallos.

Nueva York

Más de 3 mil gallos de pelea fueron rescatados en redadas en tres condados, tras las cuales nueve personas quedaron bajo arresto, informó la Procuraduría General de Nueva York.

"Las peleas de gallos son una práctica cruel, abusiva y bárbara que tortura a los animales, pone en peligro la salud y la seguridad del público y se sabe que conduce a otros delitos"

Es el rescate de gallos más grande en la historia de Nueva York, dijo en un comunicado el procurador Eric fiscal Schneiderman.

La Operación "Angry Birds" hizo redadas simultáneas en Queens, Brooklyn el Condado Ulster, con la asistencia de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad a los Animales de Estados Unidos (ASPCA) y la Policía del Condado Ulster, dijo Schneiderman.

"Las peleas de gallos son una práctica cruel, abusiva y bárbara que tortura a los animales, pone en peligro la salud y la seguridad del público y se sabe que conduce a otros delitos", dijo Schneiderman, quien agregó que las aves estaban entrenadas, habían recibido fármacos para mejorar su rendimiento físico, tenían espolones metálicos y estaban encerradas en jaulas para que la gente pudiera apostarles.

En las peleas a los espectadores se les cobraba la entrada y el asiento en lugares oculto que operaban toda la noche, dijeron las autoridades, quienes agregaron que se vendía alcohol sin permiso y que los dueños y espectadores apostaban por un máximo de 10.000 dólares.

En Queens, las autoridades tomaron por asalto una actividad bimensual de peleas en que arrestaron a 70 personas, entre ellas seis bajo cargos de celebrar peleas prohibidas de animales. La ASPCA se hizo cargo de 65 gallos, dijeron las autoridades.

En Brooklyn, la policía registró una tienda de mascotas y rescataron 50 gallos de pelea del sótano. El dueño fue arrestado por un delito grave y contrabando, como el uso de espolones artificiales y jeringas para inyectar sustancias a los gallos.

En Nueva York, las peleas de gallo y la posesión de un gallo de pelea son delitos graves, punibles con un máximo de cuatro años de prisión y una multa de hasta 25.000 dólares, según la Procuraduría General. Pagar por presenciar la pelea es un delito menor punible un máximo de un año de prisión y una multa de mil dólares.