Republicanos no ganarán Casa Blanca sin reforma migratoria, afirma McCain

El senador republicano de Arizona y ex candidato a la Casa Blanca, John McCain, no promovió la reforma migratoria en su campaña presidencial del 2008 y sólo obtuvo el 31% del voto latino.
El senador de Arizona y ex candidato presidencial republicano, John McCain.
El senador de Arizona y ex candidato presidencial republicano, John McCain. (AP)

Washington

El influyente senador de Arizona y ex candidato presidencial republicano, John McCain, advirtió hoy que su partido no ganará la Casa Blanca en las elecciones de 2016 a menos que apoye la reforma migratoria integral.

Aunque no mencionó por su nombre al aspirante presidencial republicano Donald Trump, McCain sostuvo que el actual "circo" sobre el tema migratorio está dañando políticamente al Partido Republicano.

"Si el nominado republicano no apoya una reforma migratoria integral y una política de seguridad fronteriza, no tenemos posibilidad de derrotar a Hillary Clinton y ganar la Casa Blanca en 2016", reconoció en una declaración escrita distribuida por su oficina.

McCain ha promovido la reforma migratoria durante su estancia en el Senado, pero se distanció del tema en su carrera presidencial en 2008. Como resultado, el senador sólo obtuvo el 31 por ciento del voto latino, 13 puntos porcentuales por debajo del nivel de George W. Bush.

En 2013, el Senado estadunidense aprobó una iniciativa de reforma migratoria que incluyó la legalización de más de once millones de inmigrantes indocumentados y 6.5 mil millones de dólares para la contratación de 20 mil agentes de la Patrulla Fronteriza. Pero el proyecto senatorial de ley nunca fue sometido a voto por los republicanos de la Cámara de Representantes.

"Desafortunadamente esos esfuerzos fallaron. Pero el 'statu quo' sigue siendo inaceptable, amenazando nuestra seguridad, dañando nuestra economía, pervirtiendo el estado de derecho y haciéndonos incumplir nuestras responsabilidades humanitarias", remató.

Su perspectiva corresponde con la de su compañero republicano del Senado, Lindsey Graham, senador por Carolina del Sur, quien advirtió esta semana que Donald Trump está haciendo más ancha la brecha entre los republicanos y los hispanos.

Graham acusó este miércoles a Trump de ayudar a cavar un “hoyo” entre los conservadores y los votantes latinos de Estados Unidos. “La primera regla de la política cuando estás en un hoyo es dejar de cavar. Alguien necesita quitar la pala de las manos de Donald Trump”, afirmó Graham en un discurso en el Consejo Atlántico.

"Bajar el tono"

El líder del Partido Republicano, Reince Priebu, pidió anoche a Trump “bajar el tono” de sus polémicos comentarios sobre migración bajo el argumento de que está dañando a la institución política.

La llamada entre Priebus y Trump, realizada la víspera y reportada por el diario The Washington Post, tuvo lugar luego que el millonario estadunidense no sólo ha evitado disculparse, sino que ha defendido sus declaraciones contra los indocumentados, especialmente mexicanos.

“La llamada (...) subraya el grado en el cual Trump ha pasado de ser una vergüenza a ser una causa de seria alarma entre los más altos republicanos en Washington y en el país”, señaló el Post.

Pero Trump dijo la víspera a la cadena NBC que no tenía nada de que disculparse y anticipó que si obtiene la nominación presidencial republicana, ganará el voto latino en las elecciones generales porque creará más empleos hispanos que Hillary Clinton o Jeb Bush.

Aunque Trump aparece en segundo lugar en la puja por la nominación presidencial republicana después de Bush, expertos coinciden en que tiene posibilidades mínimas de convertirse en el candidato de los conservadores a la Casa Blanca en 2016.