Las presidenciales de 2020 ya atormentan a los republicanos

Entre los militantes y legisladores del Partido Republicano, Donald Trump, quien arrasó con todo a su paso en las primarias, interpela, molesta y divide.
Sus posturas abruptas, su estilo agresivo, a veces vulgar de Donald Trump hacen temer una pérdida de la mayoría republicana en el Senado o en la Cámara de Representantes.
Sus posturas abruptas, su estilo agresivo, a veces vulgar de Donald Trump hacen temer una pérdida de la mayoría republicana en el Senado o en la Cámara de Representantes. (AFP)

Cleveland

Oficialmente, nadie habla. Pero incluso antes de que termine 2016, la elección presidencial de 2020 en Estados Unidos acapara el espíritu de la convención republicana en Cleveland.

Las grandes reuniones políticas estadunidenses han sido siempre el lugar ideal para presumir de los propios méritos, contar la versión personal del "sueño americano" y allanar el camino para la cita electoral.

Aunque también quieren un concierto sin notas falsas para el candidato a la Casa Blanca a corto plazo, la elección de Cleveland tiene un perfume particular.

Algunos no ocultan sus reservas: "Como republicano, es trágicamente imperfecto, y él es incapaz de ser presidente", lamentó Regina Thomson, delegada de Colorado, durante el primer día de la convención al hablar de Donald Trump.

Entre los militantes y los legisladores del partido, Trump, quien arrasó con todo a su paso en las primarias, interpela, molesta y divide. Sus posturas abruptas, su estilo agresivo, a veces vulgar, también hacen temer una pérdida de la mayoría republicana en el Senado o en la Cámara de Representantes en las elecciones del 8 de noviembre.

Pero si Hillary Clinton gana las presidenciales ese día y da a los demócratas un tercer mandato consecutivo en la Casa Blanca, algo no visto desde la Segunda Guerra Mundial, el 'Grand Old Party' (el Partido Republicano) será un bando en ruinas.

En caso de derrota, todo aquel que importa dentro del partido querrá estar bien posicionado a la hora de la reconstrucción.

"La mayor parte de los dirigentes del partido piensan que Trump va a perder", subraya el politólogo Larry Sabato, de la Universidad de Virginia. "Ellos no le deben nada, muchos de ellos jamás se han reunido con él".

¿17 candidatos?

Esta situación singular pone a los tenores republicanos en una danza extraña, como la que practica desde hace varios meses Paul Ryan, uno de los más influyentes personajes de Washington.

El compañero de fórmula de Mitt Romney, candidato que fracasó en las presidenciales de 2012 ante Barack Obama, se convirtió en el presidente de la Cámara de Representantes.

Aunque intenta disimular sus ambiciones por la Casa Blanca a mediano plazo, terminó por apoyar a Trump ante su inobjetable ventaja en las primarias.

El martes en Cleveland, solo algunas horas después de que Trump fuera investido oficialmente como candidato republicano a la Casa Blanca, se mostró durante un discurso tranquilo y con tono pedagógico.

"Vamos a ganar", dijo Ryan, reflejando su postura ambivalente: ni ataques frontales, ni respaldo claro.

En un editorial, el diario The New York Times denunció el miércoles el "oportunismo" y los pequeños cálculos del "que fue un hombre político prometedor".

Otros en Cleveland, tienen los ojos puestos más allá de 2016, como el senador Tom Cotton (de Arkansas), de 39 años y estrella en ascenso del partido.

En su discurso del lunes, este infatigable crítico del presidente Barack Obama no mencionó ni una sola vez a Trump.

La actitud del senador ultraconservador Ted Cruz, defensor de la derecha religiosa, que puede probar suerte de nuevo en la carrera a la Casa Blanca, es analizado bajo la lupa.

"Lo que sé es que cada uno tiene la obligación de seguir su conciencia", declaró Cruz el miércoles en Cleveland, al margen de la convención en un discurso sobre el recuento de sus éxitos durante su campaña (ocho millones de votos en 12 estados).

En ningún momento pronunció el nombre Trump en su intervención, interrumpida a momentos por sus simpatizantes gritando "¡2020!, ¡2020!".

Un detalle revelador: Mike Lee, el senador de Utah del quien Cruz es muy cercano, hizo parte del grupo de delegados anti-Trump que protestaron el lunes durante la convención para la adopción de una moción sin votar.

El senador Marco Rubio (de Florida), ex estrella que se apagó sin gloria durante las primarias, espera también resurgir.

Si Trump es derrotado, como lo espera Rubio, y se aleja de la política ¿quién se enfrentará en las próximas primarias dentro de cuatro años?

Ryan, Cruz, Rubio, Cotton, "pero también pueden muchos otros", subraya Larry Sabato.

"Nos podríamos volver a encontrar con 17 candidatos en la línea de partida", añade el politólogo.


 JA