Renzi gana la partida a los euroescépticos de Grillo

El Partido Democrático, de centroizquierda, del primer ministro italiano, logró una espectacular victoria en las elecciones europeas al imponerse con 40.8% de los votos al Movimiento Cinco ...
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, durante la conferencia de prensa de hoy en el Palazzo Chigi, en Roma
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, durante la conferencia de prensa de hoy en el Palazzo Chigi, en Roma (AFP)

Roma

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ganó la partida al euroescéptico Movimiento Cinco Estrellas (M5S) del humorista Beppe Grillo, después de que su formación de centro izquierda, el Partido Democrático (PD), se adjudicara una espectacular victoria en las elecciones europeas en Italia.

El PD obtuvo un 40.8% de los votos frente al 21.2% del M5S, según los resultados definitivos, que apuntan además al peor resultado de la formación del ex jefe de gobierno Silvio Berlusconi, Forza Italia (FI), que quedó en tercera posición con el 16.8% de los sufragios. Para el diario Il Fatto Quotidiano, el Cavaliere, sin derecho a voto por una condena por fraude fiscal, está "más muerto que vivo".

Respecto a la última cita electoral en Italia -las legislativas de 2013-, el M5S y el FI pierden respectivamente 3 y 5 millones de votos, mientras que el partido del joven jefe de gobierno gana un millón de votos. Un "resultado histórico", dijo en Twitter Renzi, de 39 años. Estos resultados son aún más significativos por la elevada participación (58.7%), muy superior a la registrada en el conjunto de la Unión Europa (43.11%), si bien a la baja respecto a las precedentes elecciones europeas en Italia en 2009 (66.4%).

Aunque el movimiento de Grillo pierde apoyos, se consolida como la segunda formación del país, muy por delante de la derecha tradicional del partido de Berlusconi, según los analistas. En un mensaje filmado y colocado en su blog, el ex-humorista reconoció su derrota al mismo tiempo que dijo que su partido es "la primera fuerza de la oposición".

"Tenemos tiempo por delante para nosotros, es todavía muy pronto", aseguró Grillo al reconocer que "son cifras que nadie esperaba. Pero aquí estamos, somos el primer movimiento italiano, el segundo partido". "Esto refleja un malestar general. Estoy seguro de que Grillo se convertirá en un actor ineludible de la política italiana", estimó Piero Ignazi, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Bolonia.

Los euroescépticos obtuvieron en total un 30% de los votos en Italia, gracias al 4% obtenido por una lista de candidatos de la izquierda radical vinculado al dirigente griego Alexis Tsipras. El partido ultraderechista Liga Norte, que cerró una alianza con el euroescéptico Frente Nacional de Marine Le Pen, consiguió el 6.2% de los sufragios, muy por encima de sus expectativas.

El Nuevo Centro Derecha (NCD) de Angelino Alfano, ministro del Interior y socio de gobierno de Renzi, obtuvo un poco más del 4% de los sufragios. Los mercados reaccionaron de manera positiva: la bolsa de Milán, nerviosa la semana pasada, conoció la más fuerte alza de Europa con +3.61%.

Matteo Renzi, quien llegó al poder hace tres meses después de la dimisión de su compañero de partido Enrico Letta, convirtió estos comicios en un referéndum sobre sus primeras medidas anunciadas para reactivar una economía italiana en plena recesión. "No hay ninguna duda de que este resultado legitima a Renzi", indicaba el director del rotativo La Repubblica, Ezio Mauro.

Su homólogo del Corriere della Sera, Ferruccio de Bortoli, destacaba "un enorme éxito personal" del ex alcalde de Florencia y próximo presidente de turno de la Unión Europea, el próximo 1 de julio. Los mercados reaccionaron de manera muy positiva. La Bolsa de Milán abrió el lunes en alza de un 2.2% antes de subir a más del 3%.

Además de una victoria nacional, Renzi se convirtió en el líder del primer partido de izquierdas de la UE, donde la derecha e incluso la extrema derecha terminaron en primer lugar en la mayoría de los países. Para el periodista del diario económico Il Sole Ore, Stefano Folli, el primer ministro italiano cuenta con "una verdadera ocasión histórica". "Por primera vez, un dirigente de centro izquierda tiene el poder y la voluntad de reformar nuestro país", añadió.