Relacionan la perforación petrolera con incremento de sismos en Oklahoma

La revista Science indica en un estudio que la inyección al suelo de cantidades masivas de agua ha ocasionado más de 100 sismos de pequeña intensidad en los últimos cinco años.
Prostesta en Londres contra la fracturación hidráulica conocida como "fracking"
Prostesta en Londres contra la fracturación hidráulica conocida como "fracking"

Washington

Un estudio nuevo explica de qué manera cuatro pozos que inyectan al suelo cantidades masivas de agua usada en perforaciones petroleras probablemente están sacudiendo Oklahoma.

Al parecer esos pozos han ocasionado más de 100 sismos de pequeña a mediana intensidad en los últimos cinco años, según un estudio publicado el jueves por la revista Science. Muchos de los sismos ocurrieron mucho más lejos de los pozos de lo esperado.

Juntos, esos pozos vierten diariamente más de 19 millones de litros a una profundidad de 1.6 a 3.2 kilómetros a formaciones rocosas, encontró el estudio. La acumulación de fluido crea más presión "que tiene que ir a algún lado", dijo la autora del estudio Katie Keranen, sismóloga de la Universidad Cornell.

Investigadores pensaron originalmente que el agua se diseminaba lentamente a través de las rocas subterráneas. Pero en lugar de eso se está moviendo más rápido y más lejos, y accionando fallas sísmicas que probablemente ya estaban listas para moverse, señaló la especialista.

"Probablemente no se necesita aumentar mucho la presión", agregó.

El estudio muestra la manera probable en que la presión puede accionar líneas de falla —las cuales ya existen pero no estaban muy activas_, pero los investigadores necesitan más detalles sobre las inyecciones de líquido mismas para demostrarlo de manera absoluta, dijo Keranen.

El agua residual se forma del remanente de pozos no convencionales que se perforan para buscar petróleo y gas con ayuda de líquidos a alta presión (una técnica llama fractura hidráulica) y de la separación del agua y el petróleo diluido. Con estos métodos nuevos se tiene que desechar más agua residual. Aunque existen aproximadamente 8.000 pozos de inyección profunda en la región, la cantidad de agua inyectada en los cuatro pozos —llamados Chambers, Deep Throat, Flower Power y Sweetheart— se ha incrementado a más del doble desde que inició el auge de perforación hace cerca de una década.

De 1976 a 2007, Oklahoma promedió cada año aproximadamente un sismo de magnitud tres o más, suficientemente fuerte para ser sentido localmente, pero demasiado débil para ocasionar daño. Pero de 2008 a 2013, el estado ha promediado anualmente 44 sismos de esa magnitud. En lo transcurrido de este año, se han registrado otros 233, dijo Keranen, quien obtuvo las cifras del banco de datos del Servicio Geológico de Estados Unidos.