EI difunde video de presunta ejecución de rehén japonés

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, condenó el acto y afirmó que su país no cederá frente al terrorismo.

Beirut, Líbano

El grupo Estado Islámico (EI) difundió un vídeo a través de Twitter en el que supuestamente muestra la decapitación del rehén japonés capturado en Siria Kenji Goto, un acto que ya ha sido "condenado con dureza" por Tokio.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, condenó la aparente ejecución del periodista Kenji Goto por milicianos del Estado Islámico, prometiendo que trabajaría con otros países para llevar a los responsables a la justicia.

"Siento una fuerte indignación contra este acto de terrorismo inhumano y deleznable", dijo un Abe de aspecto sombrío en breves comentarios ante periodistas. "Nunca perdonaré a estos terroristas", agregó.

"Japón trabajará con la comunidad internacional para llevar a los responsables de este crimen a la justicia", declaró, reiterando que Tokio no cederá frente al terrorismo.

Tras multiplicar las amenazas en los últimos días, el EI ha difundido unas imágenes a través de su órgano de propaganda, Al Furqan, en las que Kenji aparece arrodillado vestido con un mono naranja, mientras un hombre encapuchado detrás de él culpa al gobierno japonés de su muerte.

El vídeo termina con una foto del cuerpo tirado en el suelo, de espaldas, con la cabeza encima.

Según el Observatorio de páginas islamistas SITE, el verdugo sería el hombre conocido, por su marcado acento británico, como "John el Yihadista", que ya ha protagonizado vídeos de otras decapitaciones en el pasado.

Aludiendo al gobierno nipón, el ejecutor dice: "Ustedes, al igual que sus estúpidos aliados de la coalición satánica, no han entendido aún que somos un Califato islámico, con autoridad y poder por la gracia de Dios, un ejército entero sediento de su sangre".

Después se dirige personalmente al primer ministro, Shinzo Abe: "A causa de su insensata decisión de tomar parte en una guerra imposible de ganar, este cuchillo no solamente degollará a Kenji, sino que continuará causando matanzas allá donde se encuentre gente suya. Que empiece la pesadilla para Japón".

Tras el anuncio, el gobierno japonés se apresuró a condenar "con la mayor firmeza" la ejecución de este segundo rehén, periodista independiente secuestrado en Siria a finales de octubre.

"Un vídeo en el que se indica que Goto ha sido ejecutado fue difundido en internet. Estamos indignados y lo condenamos con la mayor dureza", declaró el portavoz gubernamental Yoshihide Suga en una breve rueda de prensa celebrada el domingo por la mañana a las 6:00 locales (sábado 21:00 GMT).

El sábado por la mañana, el vicepresidente de Exteriores japonés, Yasuhide Nakayama, desplazado a Ammán, había admitido que las negociaciones sobre la liberación del segundo rehén japonés se encontraban en punto muerto.

"Responderemos con firmeza" ante este acto, aseguró, precisando que el gobierno sigue investigando la veracidad de la información.

En el último vídeo difundido por los extremistas, estos amenazaron con matar el jueves a Kenji Goto y al piloto jordano Maaz Al Kassasbeh, retenido igualmente por el EI, si Jordania no liberaba a una yihadista iraquí.

Ammán afirmó el miércoles que estaba dispuesta a liberar a Sajida al Rishawi si Al Kassasbeh era puesto en libertad sano y salvo, pero en este momento, y tras la aparente ejecución del segundo rehén nipón, se desconoce la suerte del piloto jordano.

El EI ya mató a un primer rehén japonés, Haruna Yukawa, capturado en agosto en Siria, y difundió la ejecución el pasado 24 de enero. El grupo yihadista había pedido un rescate de 200 millones de dólares a cambio de Yukawa.

Además de los dos japoneses, el EI ha reivindicado desde mediados de agosto la ejecución de cinco rehenes occidentales: los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, el trabajador humanitario norteamericano Peter Kassig y otros dos cooperantes británicos, David Haines y Alan Henning, todos secuestrados en Siria.