Refuerzan operativos de búsqueda del «Chapo» Guzmán en Argentina

La gendarmería nacional argentina aumentó los controles en carreteras de Neuquén y Río Negro y los pasos fronterizos con Chile en los Andes, en los operativos de búsqueda del narcotraficante mexicano.
La búsqueda del narcotraficante mexicano tras su fuga llega hasta las fronteras de Argentina y Chile
La búsqueda del narcotraficante mexicano tras su fuga llega hasta las fronteras de Argentina y Chile (AFP)

Buenos Aires

Las fuerzas de seguridad argentinas redoblaron los operativos de búsqueda del narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán en la Patagonia, informa hoy la prensa local.

La Gendarmería nacional incrementó los controles en carreteras de las provincias de Neuquén y Río Negro y los pasos fronterizos con Chile en la cordillera de los Andes, precisó el diario Clarín. La policía de la provincia de Neuquén se sumó a los operativos de búsqueda, según informó el diario La Mañana de Neuquén.

El periódico precisó que preocupa a las fuerzas de seguridad "la permeabilidad de la frontera neuquina, que cuenta con 7 pasos oficiales habilitados y 32 clandestinos, que en la actualidad se utilizan por organizaciones narco internacionales para traficar mariguana paraguaya a Chile".

El secretario de Seguridad argentino, Sergio Berni, reconoció el viernes que "llegó una alerta del exterior que dice que puede ser que el 'Chapo' intente cruzar la frontera chileno-argentina". "Hasta que la AFI defina la veracidad del dato, se implementaron todos los protocolos de seguridad".

El Ministerio de Seguridad y Gendarmería evitaron hoy brindar detalles a la agencia dpa sobre los operativos y la información sobre el paradero del narcotraficante mexicano.

Esta no es la primera vez que surgen versiones de la presencia de Guzmán en Argentina. Desde que se escapó de una cárcel de máxima seguridad de México, el 11 de julio pasado, se dijo que estaba en la provincia de La Rioja, en el noroeste del país, hecho que no fue comprobado.

Guzmán fue detenido en febrero de 2014, pero escapó 17 meses después desde el penal de Almoloya, cerca de la capital mexicana, por un túnel de 1.500 metros que hizo construir desde una casa hasta la ducha de su celda.

El capo narcotraficante ya se había fugado en 2001 de la prisión de Puente Grande, en el estado de Jalisco, escondido en un carrito de lavandería, con la complicidad de funcionarios de la cárcel y custodios.