Refuerza Filipinas seguridad por amenaza terrorista

Las seis oficinas regionales de la Policía han intensificado sus operaciones de seguridad tras recibir informes que alertan de una "posible infiltración" de miembros sospechosos de pertenecer a ...

Manila

Las autoridades de Filipinas reforzaron hoy la seguridad en la isla de Mindanao, en el sur del país, debido a una "posible amenaza terrorista" en la zona, donde se concentra la actividad del grupo Abu Sayyaf, vinculado a Al Qaeda.

Las seis oficinas regionales de la Policía han intensificado sus operaciones de seguridad tras recibir informes que alertan de una "posible infiltración" de miembros sospechosos de pertenecer a grupos terroristas, según el diario "Inquirer".

El portavoz de la Policía nacional, el superintendente Reuben Theodore Sindac, dijo que las operaciones se centran principalmente en Davao, la tercera ciudad del país, pero evitó dar más detalles sobre el origen de la amenaza.

"No podemos divulgar más detalles sobre este informe para no comprometer las operaciones de seguridad que están realizando la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas en esas áreas", dijo Sindac en un comunicado.

Las fuerzas de seguridad indicaron que han aumentado la presencia y las patrullas en la zona, con controles en carreteras, centros comerciales e infraestructuras claves, así como operaciones de busca de armas en transporte terrestre, marítimo y aéreo.

La alerta, que coincide con el inicio de la celebración del Ramadán, fue emitida dos semanas después de la detención de uno de los líderes de Abu Sayyaf, Khair Mundos, responsable de la financiación de la organización y de varios atentados con bomba.

El presidente filipino, Benigno Aquino, alertó al alcalde de Davao ante un posible ataque terrorista después de que fuentes de inteligencia aseguraran que otro líder de Abu Sayyaf, Isnilon Hapilon, al que se consideraba muerto, está vivo y se encuentra en Mindanao.

Estas fuentes dijeron a "Inquirer" que Abu Sayyaf planea una ofensiva en varias ciudades de Mindanao en represalia a la redada policial en un taller de fabricación de explosivos en Maguindanao el pasado 10 de junio.

El taller era propiedad de Abdul Basit Usman, otro líder de la organización, que evitó ser detenido en la redada y que se encuentra en la lista de sospechosos de terrorismo de Estados Unidos.

Abu Sayyaf, integrado por unos 400 terroristas, fue formado por un puñado de excombatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética en 1991 y, desde entonces, la banda ha cometido los atentados más sangrientos del país y múltiples secuestros, además de colaborar con el grupo Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.