Reforma migratoria es prioridad nacional: Martin O'Malley

Ante una audiencia formada por activistas latinos en Washington, el precandidato presidencial por el partido Demócrata destacó el aspecto económico y de seguridad nacional que conlleva el cambio ...
Martin O'Malley, candidato demócrata para las elecciones presidenciales, quiere abrir las puertas de EU a los refugiados sirios
Martin O'Malley, candidato demócrata para las elecciones presidenciales, durante la conferencia de hoy en el Newseum de Washington (EFE)

Washington

La implementación de una amplia reforma migratoria en Estados Unidos es una prioridad económica y de seguridad para el país, afirmó hoy el precandidato presidencial por el partido Demócrata Martin O'Malley ante una audiencia formada por activistas latinos en Washington.

"Precisamos hablar de la reforma migratoria como una prioridad económica nacional, como una prioridad en materia de seguridad. No para un grupo específico, sino para todos nosotros, como país", dijo O'Malley ante la Cámara Hispana de Comercio.

O'Malley, quien anunció su precandidatura el pasado viernes, lamentó que exista en Estados Unidos "una atmósfera que es propicia para culpar a los que han llegado recientemente" al país por los problemas económicos.

"¿Como haremos que los salarios aumenten si mantenemos a once millones de personas viviendo en las sombras de nuestra economía? Esto no tiene sentido", dijo, reforzando su apoyo a una amplia reforma de todo el sistema migratorio.

Ex gobernador del estado de Maryland, O'Malley es el cuarto dirigente del partido Demócrata en lanzarse a la campaña presidencial, aunque en las filas de su propio partido deberá enfrentar la formidable máquina política de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton. Lincoln Chafee, ex gobernador de Rhode Island, y el senador Bernie Sanders también lanzaron sus precandidaturas por el partido Demócrata.

Proveniente de una familia de origen irlandés, O'Malley adelantó como gobernador de Maryland medidas en beneficio de inmigrantes, como la iniciativa que permite a extranjeros en situación irregular tramitar una licencia de conducir, un documento de identidad crucial en Estados Unidos.

El Senado estadunidense, con apoyo de varios legisladores del opositor partido Republicano, aprobó en 2013 una amplia y ambiciosa reforma de todo el sistema migratorio. Sin embargo, el proyecto quedó sepultado y sin esperanzas en la cámara de Representantes.

A fines del año pasado, después que el opositor partido Republicano pasó a controlar las dos cámaras del Congreso, el presidente Barack Obama emitió una serie de decretos para ayudar a sacar de la ilegalidad a inmigrantes ilegales, en un paquete de medidas que se estima beneficiaría a unas cuatro millones de personas.

La aplicación de esas medidas ejecutivas, sin embargo, fue bloqueada temporalmente por un juez federal del estado de Texas.

Política exterior centrada en América

Asimismo, O'Malley aseguró hoy que si es elegido presidente en 2016 apostará por una política exterior fuerte, orientada hacia sus "vecinos más cercanos" en el continente americano, entre los que destacó el papel de México.

"Debemos construir una política exterior más fuerte, que comience en las Américas, que empiece por los que están más cerca de nosotros", destacó el ex gobernador en Washington, en una sesión de preguntas y respuestas con el presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos (USHCC), Javier Palomarez.

En su primera intervención pública como candidato oficial para la nominación demócrata para la Presidencia estadunidense, O'Malley destacó la historia que Estados Unidos comparte con México y aseguró que, más allá de la violencia, las drogas y las armas, entre los dos países "existe una relación más amplia que debe de ser impulsada".

"Creo que las relaciones en nuestro hemisferio tienen una importancia crítica, en lo que se refiere a combatir el cambio climático o impulsar la seguridad alimentaria. La gran amenaza de violencia, drogas y armas es un problema americano, es un problema hemisférico y debemos trabajar juntos", recalcó.

Además, O'Malley, alcalde de Baltimore durante ocho años, puso el acento en la crisis migratoria provocada por la llegada de más de 66 mil menores de edad no acompañados y un número similar de personas en unidades familiares, que cruzaron la frontera sur de EU el pasado verano huyendo de la violencia y el narcotráfico en sus países de origen, El Salvador, Guatemala y Honduras.

"No hay que esperar hasta que haya un colapso para crear una estrategia de seguridad nacional (...). Creo que no tratamos a estos niños con la dignidad y el respeto que merecían después de que cruzaran el desierto por miedo a ser matados en sus países de origen", subrayó.

De esta forma, O'Malley destacó que Maryland, el estado del que era gobernador, se encargó de acoger a algunos de estos niños que cruzaron la frontera de manera ilegal.

Como gobernador, O'Malley promovió una versión del "Dream Act" (ley que regulariza la situación de jóvenes inmigrantes indocumentados) para que los estudiantes sin papeles del estado pagasen el mismo precio por las matrículas universitarias que el resto de la población estudiantil.

Con un currículum marcado por la justicia social, el tercer demócrata en anunciar sus aspiraciones para la Casa Blanca aprovechó para explicar su programa progresista, que incluye legalización del matrimonio homosexual, control de las armas y más derechos para los inmigrantes indocumentados.