Reforma migratoria para hacer crecer a EU: Hillary

La candidata demócrata a la presidencia de EU ofrece construir un camino a la ciudadanía para millones de personas que contribuyen a la economía, no un muro.
Hillary Clinton, con su marido, el ex mandatario Bill Clinton, al acabar el discurso ante la convención.
Hillary Clinton, con su marido, el ex mandatario Bill Clinton, al acabar el discurso ante la convención. (Jim Young)

Filadelfia

Hillary Clinton defendió ayer en su discurso de aceptación de la candidatura presidencial demócrata la necesidad de una reforma migratoria en Estados Unidos, aduciendo que la iniciativa hará crecer la economía del país y aseguró que no construirá ningún muro que divida la frontera con México. En lugar de eso, abrirá vías a la naturalización de millones de inmigrantes que contribuyen a la economía del país calificando de “inhumanas” las deportaciones.

“Creo que cuando tenemos millones de inmigrantes que trabajan duro y contribuyen a nuestra economía, sería una derrota y sería inhumano expulsarlos”, dijo Clinton sobre la propuesta que defiende el candidato republicano Donald Trump.

La aceptación de la candidatura presidencial por Hillary Clinton por el partido Demócrata para las elecciones del 8 de noviembre constituye un hecho sin precedentes para una mujer entre los principales partidos políticos estadunidenses.

“Es con humildad, determinación y una confianza sin límites en la promesa que es este país que acepto la nominación a la presidencia de Estados Unidos”, dijo Clinton durante la Convención Nacional partidaria, realizada en Filadelfia.

Los casi cinco mil delegados a la convención y una multitud de dirigentes demócratas estallaron en una ensordecedora ovación ante la declaración de Clinton, ya que marca un hito en la historia política estadunidense.

“Estados Unidos precisa de cada uno de nosotros para que aportemos nuestra energía, nuestros talentos, nuestras ambiciones para que nuestra nación sea mejor y más fuerte”, dijo Clinton.

En la Casa Blanca, aseguró, será la presidenta “de demócratas, republicanos e independientes. Para los que tienen que esforzarse, para los que progresan y para los que son exitosos. Para los que han votado por mí y los que no. Para todos los estadunidenses”.

Clinton dijo que la economía del país “aún” no está en el nivel de excelencia en que podría estar, y que por ello numerosos estadunidenses sienten que han quedado rezagados.

“He oído de muchos que sienten que la economía no está funcionando. Algunos de ustedes están frustrados, algunos inclusive furiosos. ¿Saben una cosa? Ustedes tienen razón. No está funcionando de la forma que debería”, afirmó.

Así, defendió ampliar reforma del sistema migratorio, alegando que ello ayudará a la economía del país. “No construiremos un muro... Construiremos un camino a la ciudadanía para millones de inmigrantes que contribuyen a nuestra economía”, prometió la candidata.

Clinton acusó a Trump de buscar que los estadunidenses teman al futuro para que se tornen ciegos ante los peligros del mundo contemporáneo.

“Él quiere que tengamos miedo del futuro y tengamos miedo los unos de los otros”, dijo Clinton. Pero agregó que “no tenemos miedo. Vamos a crecer ante el desafío, como siempre lo hemos hecho”.

La candidata denunció el “racismo sistémico” que sufren las comunidades negra y latina en EU, al prometer una reforma del sistema judicial y un mayor control de las armas. “Tenemos que curar las divisiones en nuestro país”.

Asimismo, se mofó de la visión expuesta por Trump de que el puede arreglar todos los problemas. EU, dijo, “no es un país donde una sola persona tiene todo el poder”. Y luego afirmó que no se puede confiar a Trump los códigos de las armas nucleares.

Clinton rechazó que su rival republicano, sepa, como él mismo asegura, “más que los generales sobre el Estado Islámico (EI)”, y negó que el magnate esté calificado para ser comandante en jefe del país.

“Donald Trump dice: ‘Sé del Estado Islámico más de lo que saben los generales’. No Donald, no sabes”, dijo.

“Pierde la compostura a la mínima provocación. Cuando un periodista le pregunta duramente. Cuando es desafiado en un debate. Cuando alguien protesta en un acto”, dijo.

“Imagínenlo en el Salón Oval enfrentando una crisis real. Un hombre que muerde el anzuelo con un tuit no es un hombre al que podamos confiarle las armas nucleares”, aseveró Clinton.