Recuperan paulatinamente suministro de electricidad en Pakistán

El 80 % del país quedó sin electricidad poco antes de la medianoche local en el cuarto corte masivo que sufre en un mes, mientras escasea el combustible necesario para las centrales que generan ...

Islamabad

Pakistán recupera hoy paulatinamente el suministro de electricidad después de que un fallo en el sistema dejara el país a oscuras desde la última hora de ayer en plena crisis energética del sexto país más poblado del mundo con 182 millones de habitantes.

El 80 % de Pakistán quedó sin electricidad poco antes de la medianoche local en el cuarto corte masivo que sufre en un mes, mientras escasea el combustible necesario para las centrales que generan la energía, en un fallo que inicialmente se atribuyó a un atentado de un grupo separatista, informaron medios locales.

Según un portavoz del Ministerio de Agua y Energía paquistaní, tres estaciones de la red eléctrica se paralizaron tras un fallo en la red eléctrica, informó la televisión local GeoTV.

El corte se originó en líneas de distribución de la central térmica de Guddu, en la sureña provincia de Sindh donde se encuentra Karachi, la mayor ciudad y capital financiera del país, que es una de las áreas urbanas más pobladas del mundo con más de 20 millones de habitantes.

La red nacional de distribución se vio afectada al tener que desconectarse otras centrales para evitar un corte en cadena, lo que dejó a oscuras a la mayor parte del país, incluida la capital Islamabad.

Fuentes policiales indicaron que una bomba colocada supuestamente por insurgentes en instalaciones de transmisión en la provincia sureña de Baluchistán provocaron un fallo en la línea local, aunque fuentes oficiales no han precisado si la interrupción general se debió a este atentado.

Tras el corte general, el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, ordenó medidas para resolver la emergencia.

El país ha ido recuperando el suministro y solo unas pocas zonas siguen todavía sin electricidad, según recoge la edición digital del diario Dawn.

La demanda de electricidad en el país ha aumentado en pleno invierno hasta los 14.000 megavatios mientras que la producción se ha reducido hasta los 7,000 en las últimas semanas, en medio de una crisis de suministro de combustible que obligó a muchas gasolineras a cerrar.

La crisis comenzó tras un incremento en la demanda de carburantes tras la bajada de precios decretada a principios de año por el Gobierno, que culpó a empresas petroleras de no contar con las existencias mínimas requeridas legalmente para abastecer al país durante veinte días, aunque las compañías negaron este extremo.

El 1 de enero entraron en vigor en Pakistán los nuevos precios de los carburantes, como parte de las medidas del Ejecutivo de Sharif para abaratar el coste de la vida.