Reconocen las FARC asesinato de dos indígenas en Colombia

En un comunicado divulgado por la delegación de las FARC, se refirió a las circunstancias en las que fueron asesinados el miércoles los guardias indígenas Manuel Antonio Tumiñá y Daniel Coicué, ...

Bogotá

La guerrilla de las FARC reconoció hoy el asesinato de dos indígenas en el suroeste de Colombia, en hechos que calificó de "graves y lamentables", al tiempo que negó la autoría de un panfleto con amenazas de muerte a 26 líderes indígenas de la zona.

En un comunicado divulgado por la delegación de las FARC que negocia la paz con el Gobierno en La Habana, ese grupo se refirió a las circunstancias en las que fueron asesinados el miércoles los guardias indígenas Manuel Antonio Tumiñá y Daniel Coicué, de la comunidad Nasa, en una zona rural de Toribío, en el departamento del Cauca.

Los dos indígenas fueron asesinados cuando perseguían a guerrilleros de las FARC que habían intentado atentar contra el líder comunitario Edgar Tumiñá y también habían tratado de retirar una valla con propaganda alusiva al que fuera el número uno de las FARC, Guillermo León Sáenz, alias "Alfonso Cano", muerto el 4 de noviembre de 2011 en una operación militar en Suárez (Cauca).

"Nuestras primeras averiguaciones indican que los hechos se originaron cuando milicianos indígenas que colocaban pendones alusivos al tercer aniversario del asesinato del comandante Alfonso Cano fueron presionados por un grupo de la comunidad Nasa encabezados por el gobernador del Cabildo, Esneider Gómez", señaló la delegación de las FARC en el comunicado.

El texto agrega que los miembros de la guardia indígena no sólo se opusieron a las instalaciones de las vallas propagandísticas de las FARC sino que "pretendieron desarmar a los milicianos, después de que estos ya se habían replegado del lugar".

"Ante el desenlace luctuoso de un hecho que no merecía tal exacerbación, y que pudo resolverse mediante el diálogo, expresamos nuestro sentimiento de pesar y preocupación", añade el comunicado.

El asesinato de los dos indígenas, que fueron sepultados hoy en un funeral al que acudieron en masa los miembros de su comunidad, fue rechazado por el Gobierno colombiano y por organismos internacionales, como la ONU.

Según la delegación de las FARC, ese grupo tiene "un profundo respeto, tanto por nuestros pueblos originarios, como por el conjunto de nuestros combatientes, muchos de los cuales también son indígenas".

En el mismo mensaje, la delegación de paz aclaró "que el comunicado aparecido en la noche del viernes donde se amenaza a líderes indígenas, atribuido a las FARC, es un comunicado apócrifo".

En dicho escrito, cuya autoría niega la guerrilla, se anuncia que a partir de mañana comenzará un "plan de guerra" contra los 26 líderes indígenas del Cauca.