Reconoce la Casa Blanca estar “lejos” de un acuerdo

Mañana vencen las medidas extraordinarias del Tesoro de EU para funcionar más allá de su techo de deuda, pero los republicanos no parecen dispuestos a ceder ante Washington.
El mandatario estadunidense con los líderes demócratas ayer en la oficina Oval de la Casa Blanca.
El mandatario estadunidense con los líderes demócratas ayer en la oficina Oval de la Casa Blanca. (Pablo Martínez/AP)

Washington

A un día de que Estados Unidos entre en zona de riesgo por el cese de pagos, el temido default, la pulseada por una ley de presupuesto que permita aumentar el límite de endeudamiento del Tesoro continuaba entre la Casa Blanca y los republicanos del Congreso.

“Mi expectativa es que esto se resuelva, pero no tenemos mucho tiempo”, dijo ayer el presidente Barack Obama a una televisora local de Nueva York.

El Senado reanudó anoche las negociaciones luego de que la Cámara baja decidiera no votar un proyecto destinado a elevar el límite de la deuda, anunció un líder demócrata.

“El senador Reid y el senador McConnell reanudaron las negociaciones y son optimistas sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo pronto”, declaró Adam Jentleson, vocero del líder de la mayoría demócrata Harry Reid, aludiendo también al jefe de la minoría republicana, Mitch McConnell.

Los republicanos de la Cámara de Representantes habían anunciado poco antes que no someterían a votación el proyecto que también busca modificar la aprobada ley de salud de Obama, la llamada “Obamacare”, tras no lograr el suficiente apoyo del ala ultraconservadora Tea Party.

El 17 de octubre, el Tesoro dejará de aplicar “medidas extraordinarias” que han permitido al país funcionar por encima de su límite legal de endeudamiento por meses. Desde ese momento, EU podría caer en default sobre sus adeudos. EU superó en mayo su límite legal de endeudamiento, de 16 mil 700 millones de dólares y los republicanos niegan a Obama ampliar el techo de deuda en 1.1 billones de dólares adicionales.

Los republicanos habían programado inicialmente para anoche esta votación con la que buscaban poner fin a la parálisis del Estado y aumentar el límite legal de endeudamiento del gobierno, necesario para evitar que mañana el Tesoro se quede sin recursos y entre en riesgo de cesación de pagos. Pero el contenido del proyecto ya había sido rechazado por los demócratas, que controlan el Senado.

El plan de los republicanos de la Cámara baja establecía condiciones para subir el techo de la deuda, y la Casa Blanca ya había anunciado que lo rechazaría, acusando a la oposición de pedir un “rescate” a cambio de una ley.

“Estamos lejos de un acuerdo por ahora”, advirtió el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney.

La presidencia apuesta a las negociaciones en el Senado y acusa a los líderes opositores de la Cámara baja de querer satisfacer “a un pequeño número de republicanos del (ultraconservador) Tea Party, los mismos que determinaron la parálisis del Estado” con cierre de servicios públicos desde el 1 de octubre.

Ciertamente, un default de la primera economía del mundo tendría consecuencias potencialmente catastróficas para la economía mundial.

Países como China y Japón, entre los principales tenedores de deuda estadunidense, han manifestado su preocupación ya que los bonos del Tesoro de EU son considerados hasta ahora como la inversión más segura en el mundo.

El secretario del Tesoro, Jacob Lew, advirtió que las medidas extraordinarias que permiten al gobierno funcionar tras superar su límite de deuda acaban mañana y los fondos en caja “son de solo 30 mil millones de dólares”.

Claves

Fitch revisa la nota

- La agencia calificadora Fitch anunció ayer que evalúa bajar la nota de la deuda de EU de su nivel máximo triple AAA, en medio del bloqueo sobre el presupuesto y el aumento del límite de endeudamiento del país.

- Fitch colocó la deuda soberana a largo plazo de EU en “perspectiva negativa” ante la posibilidad de que el Tesoro se quede sin dinero para hacer frente a sus deudas después del jueves.

- Pero según analistas, Fitch sigue creyendo que el techo de la deuda será subido pronto, pese al bloqueo político.