Recibe Irak aviones rusos en plena ofensiva contra rebeldes sunitas

El ministro iraquí de Defensa ha asegurado que los cinco aviones Sukhoi SU-25, comprados de segunda mano, entrarían en servicio en "tres o cuatro días", como parte de la ofensiva contra los ...

Madrid

El gobierno de Irak recibió el primer lote de aviones de combate, provenientes de Rusia, con el objetivo de reforzar su campaña militar contra los insurgentes sunitas que se han apoderado de grandes áreas de ese país.

El ministro iraquí de Defensa ha asegurado que los cinco aviones Sukhoi SU-25, comprados de segunda mano, entrarían en servicio en "tres o cuatro días", como parte de la ofensiva contra los rebeldes.

Según Irak, el acuerdo con Rusia tiene como objetivo "incrementar la potencia de fuego de la aviación y del resto de las fuerzas armadas para su lucha contra el terrorismo".

Las autoridades militares están reforzando sus capacidades ofensivas en su intento de recuperar en el tiempo más corto el territorio ocupado por los rebeldes sunitas encabezados por el Estado Islámico de Irak y el Levante a principios de este mes.

La medida de comprar aviones de Rusia fue un desaire a Estados Unidos, que había prometido 34 cazas F-16 a los iraquíes, pero el gobierno vio frustrada esa medida ante retrasos en su entrega.

El ejército iraquí, apoyados por tanques y helicópteros artillados lanzó su mayor ofensiva para hacer retroceder a los rebeldes en la ciudad norteña de Tikrit, la ciudad natal del ex líder Sadam Husein, reportó el canal qatarí de noticias Al Yazera.

Al respecto, los rebeldes soportaron la primera embestida y permanecían en la ciudad, a pesar de que los primeros informes reportaron que el ejército había logrado expulsar a los insurgentes.

De acuerdo con versiones de testigos, las fuerzas iraquíes habían sido obstaculizadas en su intento de recuperar la ciudad por el gran número de dispositivos explosivos improvisados, colocados en los accesos a la ciudad.

El domingo la ciudad amaneció bajo una tensa calma, pero testigos informaron de un bombardeo por las fuerzas de seguridad.

Más temprano, el gobierno iraquí afirmó haber recuperado la ciudad y que había matado a 60 militantes.

Testigos afirman que las fuerzas de seguridad tuvieron que regresar a Dijla, 25 kilómetros al sur, después de que una ofensiva con tanques, vehículos blindados y cobertura aérea, fracasara.

El avance relámpago de los sunistas radicales en el norte y oeste de Irak tiene a ese país en la crisis más profunda desde que las tropas estadunidenses se retiraron en diciembre de 2011, y amenaza con dividir a esa nación asiática en tres líneas sectarias y étnicas.

El Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por su siglas en inglés) es una rama más radical de la rede Al Qaeda, que tiene sus raíces en Irak y se expandió a Siria poco después del inicio del levantamiento en ese país contra el presidente Bashar Al-Assad hace tres años.