Rechaza Ucrania el aumento del precio por el gas ruso

"La presión política no servirá, el precio de 500 dólares no lo aceptamos", dijo hoy el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, al inaugurar una sesión parlamentaria.

Kiev

Ucrania dejó hoy claro que no pagará el precio de casi 500 dólares por mil metros cúbicos del gas ruso, anunciado esta semana por el consorcio gasístico ruso Gazprom.

"La presión política no servirá, el precio de 500 dólares no lo aceptamos", dijo hoy el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, al inaugurar una sesión parlamentaria.

Agregó que Kiev está dispuesta a pagar 268 dólares por mil metros cúbicos del hidrocarburo, tarifa concedida por Moscú a las anteriores autoridades ucranianas.

"Este precio (268 dólares) es aceptable y sopesado, es de mercado. Estamos dispuestos a saldar todas las cuentas por concepto de los anteriores suministros y esperamos la respuesta de Gazprom", aseveró el jefe del Gabinete.

Además, ordenó al Gobierno estudiar y prepararse para dos escenarios del desarrollo de la situación, el peor de éstos "cuando Rusia limita o cierra los suministros del gas al territorio ucraniano".

Yatseniuk señaló que Ucrania podría realizar importaciones "de reversión" del hidrocarburo ruso a nivel de 20.000 millones de metros cúbicos anuales, a través de Eslovaquia, Polonia y Hungría, lo que, según el jefe del Legislativo, permitiría ahorrar 100-150 dólares de cada mil metros cúbicos.

Gazprom anunció el pasado jueves una subida adicional del precio del gas para Ucrania, que tendrá que pagar a partir de ahora 485,5 dólares por cada mil metros cúbicos del gas ruso.

Anteriormente, Gazprom ya había anunciado un aumento de la tarifa de más del 40 %, hasta los 385 dólares, para el país vecino a partir del segundo trimestre de este año por impagos.

La empresa precisó que "la rebaja de diciembre ya no puede aplicarse" debido al "incumplimiento por la parte ucraniana del pago de las deudas en concepto de los suministros del gas de 2013, y por falta del pago del 100 % de los suministros corrientes".

El pasado 17 de diciembre, en medio de las multitudinarias protestas populares en toda Ucrania contra Yanukóvich, Moscú asumió el compromiso de socorrer a la deprimida economía ucraniana con la inversión de 15.000 millones de dólares y una rebaja de más de un 30 % del precio del gas que Rusia exporta a Ucrania.

Poco después del vuelco de poder en Kiev, Rusia suspendió la ayuda económica y dejó claro que no aplicaría más la rebaja por el gas.