Rechaza Japón acusaciones militaristas de China

La situación se vio agravada recientemente por la visita del primer ministro nipón, Shinzo Abe, al santuario shintoísta de Yasukuni, donde se honoran a millones de soldados japoneses muertos en ...

Hong Kong

Japón rechazó hoy las acusaciones de China que le señalan como un país de nuevo inmerso en una carrera militarista, y aseguró que el país nipón no fue jamás tan democrático y pacífico como ahora.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Koichi Mizushima, negó las acusaciones del embajador de China en la Unión Africana (UA), que dijo que Tokio está llevando a cabo una "resurrección del militarismo japonés".

"Desde la Segunda Guerra Mundial, Japón ha contribuido a la paz y la estabilidad de la región y del mundo", afirmó la fuente, que aseguró que "la paz, la democracia y los derechos humanos forman parte ahora de la identidad del pueblo japonés".

Subrayó además que Japón no tiene la intención de contener a China, sino todo lo contrario.

"Japón desea que China sea un socio responsable y contribuya a la paz y la estabilidad mundiales", dijo el portavoz.

Las relaciones diplomáticas entre China y Japón viven su peor momento en décadas, a causa de las disputas territoriales de los dos países en torno a las islas Senkaku o Diaoyu (según sus nombres en japonés y chino, respectivamente), lo que provocó que no haya habido contactos al más alto nivel desde hace más de un año.

La situación se vio agravada recientemente por la visita del primer ministro nipón, Shinzo Abe, al santuario shintoísta de Yasukuni, donde se honoran a millones de soldados japoneses muertos en la Segunda Guerra Mundial, 14 de ellos convictos por crímenes de guerra.

Las visitas del ex primer ministro Junichiro Koizumi (2001-2006) al templo ya habían deteriorado las relaciones entre China y Japón, y los siguientes jefes de gobierno japoneses habían actuado con cautela respecto a las visitas al santuario.