Rechaza Casa Blanca plan de republicanos

La Presidencia acusó a los republicanos de la Cámara de Representantes de elaborar un plan para “complacer” a un pequeño grupo del Tea Party.
El presidente Barack Obama rechazó las nuevas propuestas republicanas para resolver la crisis presupuestaria, a las consideró como un premio de consolación a un grupo de miembros del Tea Party.
El presidente Barack Obama rechazó las nuevas propuestas republicanas para resolver la crisis presupuestaria, a las consideró como un premio de consolación a un grupo de miembros del Tea Party. (EFE)

Washington

La Casa Blanca rechazó hoy un plan de los republicanos de la Cámara de Representantes con condiciones para subir el límite legal de endeudamiento de Estados Unidos hasta el mes de febrero y el cual permitiría la reapertura del gobierno federal hasta el 15 de enero de 2014.

"El presidente (Barack Obama) dijo y reiteró que los miembros del Congreso no deben pedir rescate para asumir sus responsabilidades fundamentales de aprobar un presupuesto y pagar las deudas del país", explicó una portavoz de la Presidencia, Amy Brundage, luego de que trascendieran las condiciones exigidas por la oposición.

La Presidencia acusó a los dirigentes republicanos que controlan la cámara de elaborar esta propuesta "para complacer a un pequeño número de republicanos del (ultraconservador) Tea Party, los mismos que determinaron la parálisis del Estado" con cierre de servicios públicos desde el primero de octubre.

"Los demócratas y los republicanos del Senado trabajan para poner fin, de buena fe a las crisis artificiales que ya perjudicaron a los estadounidenses", señaló.

Más temprano, los republicanos de la Cámara de Representantes dieron a conocer a través de un colaborador de uno de los legisladores que quieren organizar la votación de un texto que aumente el límite del endeudamiento hasta el 7 de febrero próximo y permitir la reapertura de servicios hasta el 15 de enero.

La medida elaborada por la Cámara modifica el texto que actualmente se negocia en el Senado añadiendo cambios más importantes a la ley sobre la salud que impulsó el presidente Obama, dijo la misma fuente.

Los gastos asociados a esa ley de salud son el origen del bloqueo presupuestario en el Congreso.

Un impuesto sobre el equipamiento médico instaurado por la ley sería postergado por dos años, y los legisladores serían privados de subvenciones federales que actualmente les permiten reducir el costo de sus seguros de salud.