Rebeldes sirios toman control de paso fronterizo con Irak

Las facciones rebeldes vieron reforzadas sus filas con milicianos que entraron desde la zona de Mahruza, en Jordania, en la frontera con Siria, añadió la ONG.

El Cairo

Varias facciones rebeldes e islamistas de la localidad de Al Qalamun, en el sureste de la provincia central de Homs, tomaron anoche el control del paso fronterizo con Irak de Al Tanaf, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los rebeldes se hicieron con el control del paso después de haber lanzado un ataque en la zona contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que lo dominaba.

Las facciones rebeldes vieron reforzadas sus filas con milicianos que entraron desde la zona de Mahruza, en Jordania, en la frontera con Siria, añadió la ONG.

El EI había logrado el 22 de mayo de 2015 tomar el control de este paso, ubicado en la frontera sirio-iraquí, después de que las tropas del régimen sirio lo abandonaran.

Con su retirada, el Ejército sirio perdió el último de sus puestos fronterizos con Irak, mientras que el EI aún controla el de Al Bukamal, en la provincia de Deir al Zur, que comunica con el paso fronterizo iraquí de Al Qaem.

Por otra parte, también en Homs, siete personas murieron anoche tras resultar heridas en ataques lanzados por aviones de combate presumiblemente rusos en la zona de Al Sawana, agregó el Observatorio.

La ONG no descartó que aumente el número de víctimas mortales, ya que hay decenas de heridos, algunos de ellos en estado grave.

Ayer, un ataque aéreo acabó con la vida de Amru al Absi, quien fue elegido en 2014 líder del Estado Islámico (EI) en la provincia de Homs, en la región siria de Alepo, según informó la organización estadounidense de inteligencia SITE.

La organización, que sigue la pista a grupos con lazos yihadistas en el mundo, divulgó una foto del supuesto cadáver de Al Absi, a quien el Departamento de Estado de EE.UU. acusa de haber cometido varios secuestros de periodistas y trabajadores humanitarios occidentales.

El pasado 27 de febrero entró en vigor un alto el fuego acordado entre Rusia y Estados Unidos y aceptado por el Gobierno y los rebeldes, aunque rechazado por los grupos terroristas Estado Islámico y Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda.

Debido a su rechazo, el cese de hostilidades -que, pese al descenso de los ataques ha sido violado en varias ocasiones- no impera en los territorios controlados por esas organizaciones extremistas.