Rebeldes sirios reclaman armas sofisticadas en cumbre árabe de Kuwait

Ahmed Jarba, líder de la Coalición Nacional opositora, pidió a los líderes regionales presionar a la comunidad internacional para que cumplan la promesa de entregarles mejor armamento, mientras ...
Un miliciano rebelde comprueba el estado de un lanzacoheets cerca del pueblo de Kasab, en la zona fronteriza con Turquía
Un miliciano rebelde comprueba el estado de un lanzacoheets cerca del pueblo de Kasab, en la zona fronteriza con Turquía (AFP)

Kuwait City

La coalición opositora siria pidió hoy ayuda a los líderes árabes para que la comunidad internacional entregue armas "sofisticadas" a los rebeldes, incapaces de inclinar de su lado la contienda, y recibió el apoyo de Arabia Saudita. Dirigiéndose a la cumbre de la Liga Árabe que se celebra en Kuwait, Ahmed Jarba, líder de la Coalición Nacional opositora, pidió a los líderes regionales "que presionen a la comunidad internacional para que cumpla su promesa de entregar armas sofisticadas a nuestros revolucionarios".

Poco antes, el príncipe heredero de Arabia Saudita acusó a la comunidad internacional de haber "traicionado" a la rebelión siria, carente de armas suficientes para imponerse en su guerra contra el régimen del presidente Bashar al Asad. "La resistencia siria legítima ha sido traicionada por la comunidad internacional, que la ha convertido en una presa fácil en manos de fuerzas inicuas", declaró el príncipe Salman Ben Abdel Aziz al abrirse la cumbre anual de la Liga Árabe.

El príncipe saudí, cuyo país es uno de los principales padrinos de la rebelión siria, se refería a las promesas incumplidas de armar a la insurgencia para que combata mejor a las tropas del régimen de Damasco, apoyado a su vez por Rusia, Irán y el Hezbolá libanés. "Para salir del bloqueo en Siria, hay que favorecer un cambio en el equilibrio de fuerzas en el terreno, facilitando el apoyo que merece la oposición, representante legítimo del pueblo sirio", dijo el príncipe saudí.

En cambio, el mediador de la ONU y la Liga Árabe para Siria, el argelino Lajdar Brahimi, insistió en la necesidad de una "solución política" y pidió que "se ponga fin a la entrega de armas a todas las partes". Según fuentes de la oposición siria, Estados Unidos está bloqueando el suministro de armas antiaéreas y anticarro a la oposición por parte de sus aliados. Washington teme que esas armas caigan luego en manos de extremistas.

La aviación está siendo precisamente uno de los puntos fuertes del ejército regular, que se anotó avances significativos en las últimas semanas. El conflicto en Siria, que a mitad de marzo entró en su cuarto año, ha dejado de momento más de 140 mil muertos, según una ONG opositora, además de millones de desplazados.

Jarba pidió también a los jefes de Estado árabes que le entreguen a la oposición siria el asiento de Damasco en la Liga Árabe. Éste quedó vacante cuando la Liga suspendió de membresía al régimen en 2011, por su represión sangrienta de las protestas. El año pasado, el organismo atribuyó el asiento a la oposición, pero no se lo ha entregado de manera efectiva porque ésta no ha cumplido aún todos los requerimientos legales, según el secretario general, Nabil al Arabi.

"El hecho de mantener vacante el asiento de Siria en la Liga Árabe es un mensaje al régimen de Asad, que lo anima a seguir matando a los sirios", dijo Jarba con un tono crítico. En este punto, Jarba recibió también el apoyo del príncipe saudita, quien se mostró "sorprendido" de que la coalición opositora no haya podido ocupar el asiento de Siria en la cumbre árabe de Kuwait. "Hay que solucionar esta situación (...) para mandarle un mensaje fuerte a la comunidad internacional, y que cambie de actitud respecto a la crisis siria", añadió.

Ahmed Jarba pidió igualmente que las embajadas sirias en los países árabes sean entregadas a la oposición. El mediador Brahimi pidió a Europa, Estados Unidos y la ONU reactivar las negociaciones de Ginebra, que en febrero reunieron a representantes del gobierno sirio y la oposición, sin lograr ningún avance. El diplomático reconoció no obstante el lunes que "de momento no se plantea" fijar una fecha para una nueva ronda de negociaciones entre el gobierno y la oposición.

De otra parte, los rebeldes sirios conquistaron hoy el pueblo de Samra, en la zona costera de Latakia, un bastión del régimen en el noroeste de Siria, informó una ONG opositora. Según esta ONG, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), los rebeldes habían lanzado el lunes una gran contraofensiva en cuatro provincias del norte de Siria, donde ganaron terreno.

Los rebeldes y sus aliados yihadistas "tomaron el control del pueblo de Samra en las primeras horas del martes", indicó hoy el OSDH, con sede en Gran Bretaña. Una fuente de seguridad en Damasco desmintió la conquista de Samra, afirmando que seguía habiendo "combates feroces" en este pueblo.

Según el OSDH, en la provincia de Latakia, bastión del régimen y la región de la familia del presidente Bashar al Asad, que dirige el país desde hace 45 años, los insurgentes ya habían tomado un punto fronterizo con Turquía. También controlan la plaza principal del pueblo de Kasab, a seis kilómetros de distancia. El municipio de Kasab cuenta con cinco mil habitantes. De ellos, dos tercios son armenios y el resto alauitas, la confesión de Asad. Desde hace tres años, Siria es el escenario de un conflicto que se ha cobrado al menos 146 mil muertos según el OSDH, y ha obligado a millones de personas a dejar sus casas.