Rebeldes sirios rechazan la proclamación de un califato del Estado Islámico

En la nota, los insurgentes describen el califato repartido entre Siria e Irak proclamado el domingo por los yihadistas del "Estado Islámico" como "nulo y vacío", además de carecer de lógica y de ...
Un rebelde sirio ajusta un mortero en una posición en Alepo
Un rebelde sirio ajusta un mortero en una posición en Alepo (Reuters)

Beirut

Los rebeldes sirios rechazaron la proclamación, por parte de los yihadistas del "Estado islámico" (EI), de un califato repartido entre Siria e Irak a través de un comunicado difundido en internet. "Consideramos el anuncio" por el EI de la proclamación de un califato como nulo y sin fundamento, legal y lógicamente", declararon las principales facciones de la rebelión siria en un comunicado.

EL domingo, el Estado Islámico en Irak y Levante (EIIL) --que se hace llamar ahora "el Estado Islámico (EI)- liderado por Abu Bakr al Bagdadi, proclamó la creación de un "califato" en una zona que va de Alepo, en el norte de Siria, a Diyala, en el este de Irak. Entre los firmantes del comunicado figuran el Frente Islámico, la más importante coalición de rebeldes sirios, y el Majlis Shura Muyahideen al Sharqiya, una alianza que comprende al Frente Al Nosra, afiliado a Al Qaeda.

En la nota, los insurgentes describen el califato como "nulo y vacío", además de carecer de lógica y de carácter legal. En ese sentido, adelantaron que el anuncio del Estado Islámico "no cambia en nada" la manera en que lo perciben o en cómo van a tratar con él. "Las condiciones para un califato no se dan en tiempos modernos", agrega el texto de los grupos sirios, que ven en su proclamación "una escapada hacia adelante partiendo de crímenes y violaciones".

A su juicio, la medida del Estado Islámico "sirve a los intentos de dividir los países musulmanes y no responde a los intereses de la nación islámica". Advirtieron de que partes extranjeras y regionales, que no nombraron, usarán el califato como excusa para intervenir directamente "en la tierra musulmana y abortar las revoluciones en Siria e Irak".

Además, las facciones consideraron que el régimen de Bashar al Asad se aprovechará de la situación para justificar su guerra contra "los muyahidines" (guerreros santos) frente a la comunidad internacional.

Mientras, intensos enfrentamientos se registraron hoy entre el grupo radical Estado Islámico y brigadas islamistas rivales en la localidad siria de Al Bukamal, en la frontera con Irak, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La ONG señaló que el Estado Islámico ha recibido refuerzos militares desde el desierto que rodea Al Bukamal, situada en la provincia siria de Deir al Zur y a unos tres kilómetros de la población iraquí de Al Qaem, tomada por la organización extremista.

Al menos 23 personas murieron anoche, entre ellas dos menores, en un bombardeo de la aviación gubernamental siria en el pueblo de Al Salqrin, en la provincia septentrional de Idleb, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Entre los fallecidos hay también dos combatientes de brigadas islamistas, agregó la ONG, que no descartó que el número de víctimas mortales pueda aumentar porque hay varios heridos en estado grave.

Simultáneamente, aviones del régimen atacaron Kafr Nabel, también en Idleb, sin que se registraran muertos o heridos. Por otro lado, en la ciudad de Deir al Zur, en el noreste del país, el responsable militar en esta urbe del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, perdió la vida por los disparos de un francotirador de la organización rival Estado Islámico.

Ambas organizaciones se enfrentan desde abril en la provincia de Deir al Zur, donde el Estado Islámico, que ayer declaró el califato en parte de Siria e Irak, ha tomado amplias zonas del este y el oeste. En paralelo, aviones del régimen de Bashar al Asad bombardearon hoy los pueblos de Al Basira y Al Quria, en Deir al Zur, donde se desarrollan enfrentamientos entre el Estado Islámico y el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

El viernes, el Frente al Nusra y sus aliados lanzaron una ofensiva para recuperar el control de Al Bukamal. Esa localidad estaba en manos del grupo "Yund al Haq" (Soldados del derecho), que anteriormente era leal al Frente al Nusra, pero que la semana pasada juró fidelidad al Estado Islámico.

Hoy, al menos catorce personas murieron  otras cincuenta resultaron heridas por el impacto de proyectiles, disparados por "terroristas" en la ciudad de Idleb, en el norte de Siria, informó la televisión oficial. La cadena agregó que los cohetes cayeron en distintos barrios de la población, sin dar más detalles.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos rebajó la cifra de víctimas a cinco fallecidos y veintitrés heridos, y aseguró que el autor del ataque fue el grupo radical "Yund al Aqsa" (Soldados de Al Aqsa). Esta organización había amenazado anteriormente con atacar las áreas bajo el control del régimen en Idleb, capital de la provincia homónima, y había instado a los "musulmanes a que se alejaran de los centros de concentración de las fuerzas del régimen alauí", en referencia al gobierno de Damasco.

Más de 162 mil personas han perecido desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, según el Observatorio.