Rebeldes prorrusos desafían a Putin y mantienen referendo

Representantes de los rebeldes afirmaron que la consulta sobre la independencia de la república de Donetsk de Ucrania "se celebrará el 11 de mayo" mientras EU expresó a Francia su "preocupación" ...
Varios soldados prorrusos montan guardia en un control cerca de Slaviansk, en el este de Ucrania
Varios soldados prorrusos montan guardia en un control cerca de Slaviansk, en el este de Ucrania (EFE)

Donetsk

Los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania decidieron hoy mantener su controvertido referendo separatista, desafiando el llamado del presidente Vladimir Putin a aplazarlo para hallar una solución a la crisis. La consulta sobre una "declaración de independencia" de la república autoproclamada de Donetsk "se celebrará el 11 de mayo", anunciaron simultáneamente representantes de los rebeldes en Donetsk y Slaviansk.

"No se aplazará", agregó el jefe independentista Denis Puchilin, antes de precisar que así lo había decidido hoy el consejo local de los rebeldes en una votación en Donetsk. En la región vecina de Lugansk se tomó una decisión similar "por unanimidad", informó la agencia Interfax citando a un portavoz del "ejército del sudeste".

La Unión Europea reaccionó rápidamente al anuncio de los rebeldes y aseguró que la celebración del referéndum en el este de Ucrania "no tendrá ninguna legitimidad democrática y sólo agravará más la situación". El escenario planteado por Putin el miércoles para rebajar la tensión en Ucrania parece así haber quedado en nada.

El jefe de estado ruso sorprendió ese día con la adopción de un tono más conciliador respecto a Kiev, tras reunirse en Moscú con el presidente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el suizo Didier Burkhalter. Putin propuso un escenario de "diálogo" que preveía la paralización de la operación militar ucraniana en el sureste del país a cambio de un aplazamiento de referéndum.

Sin embargo, Kiev calificó el jueves de "broma" estas propuestas y señaló que, "pese al aparente gesto de buena voluntad, el contenido y la retórica empleados por el Kremlin no tienen nada que ver con una búsqueda real de solución" a la crisis ucraniana. El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, acusó el miércoles por la noche al presidente ruso de "vender humo".

Las autoridades de Kiev no reconocen este proyecto, a su juicio, de "referéndum terrorista", indicó la diplomacia, que recordó que Moscú ya planteó un escenario similar en Crimea. Esta península del mar Negro se incorporó a Rusia el pasado mes de marzo tras celebrar una consulta para independizarse de Ucrania. Respecto al otro anuncio de Putin sobre la retirada de sus tropas de la frontera con Ucrania, los occidentales se mostraron escépticos

Mientras, aumentan los esfuerzos diplomáticos para superar la peor crisis entre Rusia y Occidente desde el fin de la Guerra, el secretario general de la OSCE Lamberto Zannier viajó a Kiev para continuar mediando. El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank Walter Steinmeier, destacó por su parte "el tono constructivo" utilizado el miércoles por Putin y aseguró que la diplomacia tiene todavía una oportunidad para "evitar una nueva escalada de la violencia".

Respecto al otro anuncio de Putin sobre la retirada de sus tropas de la frontera con Ucrania, los occidentales se mostraron escépticos. El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, declaró el jueves en Varsovia que no había todavía "ninguna señal" de esta retirada. Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, institución que representa a los 28 Estados miembros de la Unión Europea (UE), estará en Kiev el lunes, indicaron sus servicios en un comunicado.

"Viajaré a Kiev el lunes para continuar el diálogo con el primer ministro Arseni Yatseniuk sobre cómo estabilizar la situación en Ucrania de cara a las elecciones presidenciales del 25 de mayo, cómo poner fin a la violencia y cómo crear un diálogo inclusivo", indicó Van Rompuy citado en un comunicado.

Antes de conocerse la decisión de los prorrusos, el secretario del Consejo de Seguridad Nacional y de Defensa ucraniano, Andrei Parubi, había anunciado que la "operación antiterrorista" continuaría "independientemente de las decisiones de los grupos subversivos o terroristas de la región de Donetsk". Las autoridades ucranianas se encuentran desde el viernes inmersas en una operación militar en este zona para retomar el control, que ha dejado decenas de muertos.

El gobierno ucraniano repitió hoy que no tiene ninguna intención de renunciar a restablecer el orden en el este del país. En Slaviansk, otro bastión rebelde, se registraron combates en la periferia de la ciudad durante la madrugada del jueves. Asimismo, Rusia habría llevado a cabo varias pruebas de misiles balísticos supervisadas por el presidente Putin, entre ellas, el lanzamiento de un misil balístico intercontinental desde la base de Plesetsk (norte de Rusia), según agencias rusas.

En este contexto, y se celebre o no el referendo, los analistas prevén que la tensión va a permanecer viva en Ucrania, las semanas y días antes de las elecciones presidenciales previstas el 25 de mayo.

De otra parte, Estados Unidos manifestó a Francia su "preocupación" por la venta prevista a Rusia de buques de guerra Mistral en el contexto de la crisis en Ucrania, afirmó hoy un alto funcionario estadunidense. "Hemos manifestado de forma regular y constante nuestra preocupación por esta venta (...) y lo seguiremos haciendo", declaró la secretaria de Estado adjunta para Europa, Victoria Nuland, a pocos días de una visita oficial a Estados Unidos del ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius.

Nuland dijo que su gobierno había planteado el tema con París "incluso antes de las últimas acciones rusas" en Ucrania. La entrega por parte de Francia a Rusia de dos buques de guerra del tipo Mistral, prevista en un contrato firmado en 2011 por la suma de 1.200 millones de euros, está en suspenso desde la incorporación de la península de Crimea a Rusia y desde que las potencias occidentales adoptaron sanciones contra Moscú por la crisis ucraniana.

La entrega del primer barco, el Vladivostok, está pautada para octubre por los astilleros franceses de Saint-Nazaire (oeste). El segundo barco, el Sebastopol, destinado a la flota rusa del Mar Negro, debe ser entregado a fines de 2015. A finales de marzo, Fabius declaró que París podría "anular estas ventas" si Moscú no cambiaba su política respecto a Kiev, mientras que el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, postergó la decisión hasta octubre, cuando se prevé que se entregue el primer buque.

Rusia advirtió entonces en respuesta que haría "valer sus derechos hasta el final" por eventual incumplimiento del contrato de entrega.