Rebeldes matan a general de servicios de inteligencia sirios

El general Yamea Yamea, jefe de la inteligencia militar en la provincia de Deir al Zur y cercano al presidente Asad, murió por disparos de un francotirador en el barrio de Al Rashdiya.
El general Yamea Yamea, en una foto de archivo
El general Yamea Yamea, en una foto de archivo (AFP)

El Cairo, Damasco

Un destacado general de los servicios de inteligencia del Ejército sirio murió hoy en combates con los rebeldes en la provincia de Deir al Zur, en el este del país, informó a Efe el responsable del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abderrahman.

El general Yamea Yamea, jefe de la inteligencia militar en esta provincia, perdió la vida por disparos de un francotirador en el barrio de Al Rashdiya, en medio de los choques entre milicianos del islamista Frente al Nusra y las Fuerzas Armadas, que comenzaron con el estallido de dos coches bomba hace tres días, según el OSDH.

La agencia oficial siria Sana confirmó en un breve comunicado la muerte del militar "cumpliendo con su deber nacional de defender Siria y a su pueblo, y de perseguir a los terroristas en Deir al Zur".

El responsable del OSDH, organización que cuenta con una amplia red de voluntarios que informan sobre el terreno, destacó que Yamea era un militar muy cercano al presidente sirio, Bashar al Asad, y una de las figuras más importantes de su aparato de seguridad. De hecho, medios libaneses recogen en internet fotos que muestran al general junto a Al Asad en su juventud.

Yamea, nacido en la provincia costera de Latakia, fue uno de los responsables de la seguridad del Ejército sirio durante la tutela militar sobre el Líbano (1976-2005) y fue investigado por su presunta implicación en el asesinato del primer ministro libanés, Rafic Hariri, en 2005.

Medios libaneses informaron hace tres años de la denuncia de un ciudadano contra Yamea por "secuestro y tortura" cuando éste era jefe del Cuerpo de la Seguridad y el Reconocimiento sirio en Beirut.

En un contexto de creciente violencia, ninguno de los beligerantes logra obtener una victoria decisiva que le permita ganar la guerra, y la comunidad internacional, liderada por Rusia y Estados Unidos, se esfuerza por propiciar negociaciones para hallar una solución política.

Al ser interrogado en Moscú sobre las posibles fechas de una conferencia de paz internacional llamada "Ginebra-2", el viceprimer ministro sirio Qadri Jamil respondió: "el 23 y 24 de noviembre".

Después de la negativa del Consejo Nacional Sirio (CNS, principal grupo opositor), de participar en esa conferencia, Rusia pidió a Estados Unidos que convenciera a la oposición de participar, aclarando que a su vez estaba utilizando su influencia sobre el régimen de Damasco. El secretario de Estado de EU, John Kerry, dijo hoy que viajará a Londres la próxima semana para reunirse con partidarios de la oposición siria.

Un miembro de la Coalición Nacional Siria indicó que esta organización, que reúne a varios grupos opositores, también concurrirá a Londres el 22 de octubre para participar en este encuentro de los "Amigos de Siria", en el que se hablará de la conferencia de paz.

A pesar de la creciente inseguridad, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que llegó a Siria el 1 de octubre, anunció que había verificado casi la mitad de las instalaciones que deben ser destruidas hacia mediados de 2014.

En su primera misión en un país en guerra, los inspectores, que cuentan con la ayuda de expertos de la ONU, se concentran en la verificación de la lista suministrada por el régimen, que incluye a 20 sitios de producción y almacenamiento.

Mientras tanto, los combates entre insurgentes y soldados se recrudecieron, con un asalto de rebeldes contra la prisión central de Alepo (norte) el miércoles por la noche, que aparentemente fue rechazado por el ejército, según militantes.

En la provincia del mismo nombre, el ejército lleva a cabo ataques aéreos para tratar de apoderarse de la localidad de Sfire y controlar una presunta instalación química cercana, antes de una inspección de los expertos internacionales, precisó una organización no gubernamental siria.

Por otra parte, el canal de televisión Sky News Arabia anunció la desaparición, desde el martes, de uno de sus periodistas, el mauritano Ishak Moctar, y de un camarógrafo, en la región de Alepo. Según Reporteros sin Fronteras, al menos 32 periodistas extranjeros o sirios desaparecieron o fueron secuestrados en Siria.

Luego de más de dos años de combates, el norte de Siria es controlado en su mayor parte por los rebeldes, los yihadistas dominan gran parte del este, y la capital Damasco, el oeste y grandes sectores del centro están en manos del régimen.