Realizan en Baltimore “marcha de la victoria”

Unas 10 mil personas festejan en las calles de esa ciudad estadunidense la acusación contra seis oficiales por la muerte del joven negro Freddie Gray.
Unos 3 mil efectivos de la Guardia Nacional resguardaron ayer las manifestaciones.
Unos 3 mil efectivos de la Guardia Nacional resguardaron ayer las manifestaciones. (Patrick Smith/AFP)

Baltimore

Con una "marcha de la victoria", miles de personas celebraron ayer en Baltimore (Maryland) la acusación contra seis policías por las lesiones y posterior muerte del joven afroamericano Freddie Gray.

La manifestación de ayer ante el ayuntamiento transcurrió sin violencia y se respiraba un visible alivio, un indicio de que tras la tensión de los últimos días, la situación comienza a distenderse.

Pero en medio del júbilo, según reportes de los medios también hubo voces que manifestaron indignación. Numerosos oradores denunciaron no solo la violencia policial, sino también la persistente discriminación hacia la población afroamericana.

Desde la mañana desfilaron miles de personas por las calles (los organizadores estimaban unos diez mil), entre ellos líderes comunitarios y religiosos.

Parte de los manifestantes recorrieron el trayecto desde el barrio donde vivía Gray, Gilmor Homes, hasta el centro de la ciudad donde se encuentra la Alcaldía, y en el que diversos líderes comunitarios ofrecieron discursos en un ambiente festivo.

La jornada de ayer contrasta con los violentos disturbios y saqueos ocurridos a comienzos de semana después del funeral de Gray, de 25 años, quien sufrió una lesión de columna grave que le provocó la muerte una semana después de su arresto el 12 de abril, aunque aún no han sido detalladas las causas de su lesión.

Los manifestantes, gran parte de ellos venidos de otras partes del país y con pancartas como "¿Quién controla a la policía de Baltimore?", celebraron la imputación de los seis policías realizada el viernes por parte de la fiscal estatal de la ciudad, Marilyn Mosby, quien precisó que considera la muerte de Gray un homicidio provocado por malas prácticas durante una detención "ilegal".

Kwame Rose, uno de los líderes comunitarios, señaló al diario Baltimore Sun que "tenemos que trabajar dentro del sistema para derrocar el sistema" al rechazar el empleo de la violencia.

Por su parte, Malik Shabazz, presidente nacional del grupo Abogados Afroamericanos por la Justicia y organizador de la marcha, subrayó que "se trata de continuar la lucha por la justicia contra la brutalidad policial y reconocer el dolor y el sufrimiento de la población negra en Baltimore".

La Guardia Nacional, llamada para reforzar la seguridad desde que estallaron los disturbios, movilizó ayer a unos tres mil efectivos "para garantizar la calma en Baltimore", indicó en su cuenta Twitter.

En los últimos días, la ciudad, apenas a 60 km de Washington D.C., ha retomado poco a poco la normalidad, aunque se mantiene el toque de queda entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana.

Suspendidos de sus funciones pero con goce de salario, los seis uniformados (Caesar Goodson, William Porter, Brian Rice, Edward Nero, Garrett Miller y Alicia White) fueron interrogados antes de ser liberados la noche del viernes con fianzas de entre 250 mil y 350 mil dólares.

Los policías serán presentados ante la justicia el 27 de mayo, para una audiencia preliminar.