Raúl Castro se reunirá con el Papa el domingo en el Vaticano

El papa Francisco recibirá al presidente de Cuba, que hoy llega a Moscú para las celebraciones del 70 aniversario de la derrota nazi, en la mañana del domingo, y la entrevista será "estrictamente ...

Ciudad del Vaticano, Moscú

El papa Francisco recibirá el domingo en el Vaticano al presidente cubano Raúl Castro, indicó hoy el portavoz de la Santa Sede. El papa recibirá a Castro en la mañana del domingo y la entrevista será "estrictamente privada", precisó Federico Lombardi en un comunicado.

El Vaticano ya había anunciado a mediados de abril que el papa argentino hará una etapa en Cuba en septiembre, antes de viajar a Estados Unidos. Se trata del primer viaje a este país del pontífice, quien ha desempeñado un importante papel en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EU, que están dando pasos para mejorar sus relaciones tras décadas de conflicto.

Castro había recibido el lunes 27 de abril en La Habana al prefecto de la Congregación para el Clero del Vaticano, cardenal Beniamino Stella, con quien conversó sobre la próxima visita a la isla del papa Francisco.

Stella, quien fue nuncio en La Habana entre 1993 y 1999, y Castro sostuvieron un "cordial encuentro" en el que "dialogaron sobre temas de mutuo interés, en particular la próxima visita a Cuba de su Santidad el papa Francisco", según un comunicado oficial.

Interlocutor privilegiado

La Iglesia se ha convertido en interlocutor privilegiado del gobierno comunista cubano y Francisco fue mediador entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro para el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, anunciado el 17 de diciembre.

El papa argentino envió una carta tanto al presidente de Estados Unidos como a su homólogo cubano, en la cual les pedía que terminaran con sus "frías relaciones".

El pontífice intervino en las negociaciones secretas, envió cartas e hizo varias llamadas telefónicas personales, y, con su estilo simple y directo, recibió en octubre del año pasado en el Vaticano a delegaciones secretas de los dos países, según reveló el mismo Vaticano.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, había estimado el 22 de abril que la visita del papa Francisco a Cuba será "memorable". "La presencia de su Santidad en Cuba será memorable", dijo Rodríguez en una conferencia de prensa junto a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Francisco, un actor clave en el proceso de deshielo entre Estados Unidos y la isla comunista tras más de medio siglo de conflictos, se convertirá en el tercer pontífice que visita Cuba en 17 años, después de Juan Pablo II, en enero de 1998, y Benedicto XVI, en marzo de 2012.

En 1998 la visita del papa Juan Pablo II marcó el fin de las disputas entre el gobierno comunista cubano y la Iglesia Católica, que fueron muy tensas tras la revolución de 1959.

Como gesto al papa polaco, Fidel Castro restituyó en 1998 el feriado de la Navidad, que había sido eliminado a fines de los años 60. Durante la gira de Benedicto XVI en 2012, el presidente Raúl Castro restituyó el feriado de Semana Santa.

Raúl Castro, en Moscú

De otra parte, Raúl Castro es esperado hoy en Rusia para reunirse con los dirigentes rusos y asistir el 9 de mayo en la Plaza Roja al 70 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Castro, que viajó por última vez Moscú en 2009 tras 23 años de paréntesis, visita este país tras el inicio a finales del pasado año del proceso de normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Para empezar, el líder cubano se entrevistará mañana miércoles con el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, quien visitó la isla en 2013, un año antes que el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, quien lo hizo el pasado año.

Castro y Medvédev hablarán, entre otras cosas, de "reforzar la cooperación económica y comercial, y la realización de proyectos conjuntos en los ámbitos de energía, transporte, sanidad, farmacéutica", según informó el Gobierno ruso. El vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, Ricardo Cabrisas, visitó recientemente Moscú para preparar la visita de Castro.

Aunque no se sabe cuándo tendrá lugar la reunión entre Castro y Putin, lo que es seguro es que el líder cubano asistirá el próximo 9 de mayo en la Plaza Roja al tradicional desfile militar del Día de la Victoria.

Los expertos rusos consideran que el deshielo entre cubanos y estadunidenses no repercutirá en las relaciones entre Rusia y Cuba, enfriadas notablemente tras la caída de la Unión Soviética en 1991, que dejó a La Habana sin su principal patrocinador.

"La asistencia de Castro a la parada demuestra que, pese a los intentos de EU de normalizar las relaciones con Cuba, la prioridad estratégica para La Habana sigue siendo Rusia", aseguró a Efe Leonid Ivashov, antiguo general soviético y jefe de la Academia de Asuntos Geopolíticos de Rusia.

En su opinión, Cuba "es la plataforma" desde la que Rusia ampliará la cooperación en América Latina, desde los países bolivarianos -Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua- hasta Brasil o Argentina.

Por su parte, Nikolái Leónov, antiguo general del KGB e íntimo amigo de Castro, se muestra convencido de que el actual proceso de acercamiento entre EU y Cuba no ha cambiado nada en las relaciones con Moscú.

"Cuba siempre ha tenido las puertas abiertas a Rusia y nada ha cambiado. De hecho, Rusia apoya la política cubana de acercamiento a Washington", declaró a Efe Leónov, quien espera reunirse con Castro durante su estancia en la capital rusa.

Por otra parte, recordó que, contra lo que suelen pensar los expertos occidentales, "Cuba nunca fue un satélite de la URSS, ni siquiera durante la Crisis de los Misiles (1962), ni tampoco lo será ahora de Rusia".

Desde el inicio del deshielo entre Cuba y EU, Rusia ha intensificado los contactos con las autoridades de la isla para poner en práctica los acuerdos alcanzados durante la visita de Putin a La Habana en 2014.

Entonces, Putin calificó de "estratégicas" las relaciones entre los antiguos socios comunistas, aunque ha descartado en varias ocasiones la reapertura de una base militar rusa en la isla.