Raúl Castro admite dificultades en la marcha de sus reformas

El presidente cubano llamó a su gobierno “a analizar con profundidad las causas” por las que la economía nacional no crece “al ritmo necesario”, a pesar de las reformas implementadas desde 2008.
 El presidente de Cuba, Raúl Castro, con su par angoleño, José Eduardo Dos Santos (i) durante la reciente visita del mandatario africano
El presidente de Cuba, Raúl Castro, con su par angoleño, José Eduardo Dos Santos (i) durante la reciente visita del mandatario africano (EFE)

La Habana

El presidente cubano Raúl Castro llamó a su gobierno “a analizar con profundidad las causas” por las que la economía nacional no crece “al ritmo necesario”, a pesar de las reformas en curso desde 2008, según informaron hoy los medios oficiales de la isla.

Castro hizo el llamamiento en la última reunión del gabinete, donde se aprobó además que  todos  los  “servicios gastronómicos, personales y técnicos” pasen a manos privadas o cooperativas, como era hasta 1968, cuando el Estado los intervino.

“Se mantendrá la propiedad estatal sobre los principales medios de producción. En tanto, los equipos, medios, útiles y herramientas se arrendarán o venderán” a los particulares, informó en ese sentido el vicepresidente Marino Murillo.

Por su parte, el titular de Economía y Planificación, Adel Yzquierdo Rodríguez  dijo que “la economía cubana crece con relación al 2013 aunque no se alcanzan los niveles previstos en el plan, lo cual induce una desaceleración superior a la espe­rada”. Cuba había pronosticado un crecimiento para 2014 del 2.2 por ciento.

Yzquierdo dijo que entre las causas de la desaceleración  están el incumplimiento en los ingresos externos planificados, condiciones climatológicas adversas, insuficiencias internas que aún no resuelve la economía cubana y la incidencia negativa del bloque comercial de Estados Unidos.

Tras décadas de crisis, el presidente Castro emprendió más de 300 reformas económicas para reflotar el sistema socialista vigente desde 1961, mediante la reducción del peso del Estado y la multiplicación de cooperativas y mini negocios particulares. En estos momentos 467 mil cubanos han pasado a trabajar en el denominado “sector no estatal”.

“Tenemos una tarea gigantesca por delante, pero no podemos permitir que nos abrumen los problemas, ni amedrentarnos ante ellos (…) debemos ser optimistas porque ese ha sido siempre el espíritu de la revolución”, dijo en ese contexto el mandatario cubano.