Rand Paul lanza candidatura a Casa Blanca en 2016

El senador republicano hizo oficial hoy sus aspiraciones a suceder a Barack Obama, presentándose como el candidato "de la libertad" ante el gobierno federal, con la promesa de devolver al país ...
Rand Paul anuncia su candidatura a la nominación republicana a la presidencia de EU, hoy en el hotel Galt House de Louisville, Kentucky
Rand Paul anuncia su candidatura a la nominación republicana a la presidencia de EU, hoy en el hotel Galt House de Louisville, Kentucky (AFP)

Louisville

El senador conservador Rand Paul se convirtió hoy en el segundo republicano en lanzarse a la carrera presidencial estadunidense para suceder a Barack Obama en 2016, exhibiéndose como el candidato "de la libertad" frente al gobierno federal, bajo la promesa de devolver al país "libertad, oportunidad y justicia" y detener la "maquinaria fallida de Washington".

"Tengo un mensaje de libertad para todos los estadunidenses, libertad, oportunidad y justicia para todos para poder recuperar" Estados Unidos, dijo el político en Louisville (Kentucky), rodeado de seguidores que gritaban "Paul presidente".

Rand Paul, de 52 años, es el segundo republicano en anunciar formalmente su intención de competir por la candidatura presidencial de su partido. El primero fue el también senador de origen cubano Ted Cruz (Texas).

Paul, un conservador "libertario", corriente del partido que defiende la necesidad de que el Gobierno intervenga lo menos posible en la vida de los ciudadanos, y que fue electo al Senado en 2010 con gran apoyo del movimiento anti-Estado y anti-impuestos Tea Party, no tardó en atacar el status quo, incluso en su propio partido.

"La maquinaria de Washington que se traga nuestras libertades e invade cada rincón y grieta de nuestras vidas debe ser detenida", dijo Paul ante simpatizantes en Louisville, Kentucky (centro-este), de donde es senador.

"La deuda se duplicó bajo una administración republicana y se está triplicando bajo los ojos de Obama", añadió, señalando que los republicanos muchas veces habían "desaprovechado" su tiempo en Washington.

"Convertirme en parte de la maquinaria de Washington no es quien yo soy, no es para lo que me presenté hace unos años", dijo en su discurso, al acusar al Gobierno de restringir los derechos constitucionales de los ciudadanos.

"Podemos despertarnos ahora y hacer lo correcto", añadió en medio de los aplausos de sus seguidores, antes de pedir a los estadunidenses que no se rindan ante el sistema.

Paul defendió la necesidad de reformar estructuralmente el funcionamiento del Legislativo y de limitar la cantidad de periodos de mandato de los congresistas, que ahora no cuentan con ningún tipo de restricción.

El republicano se quejó de que los proyectos de ley que maneja el Capitolio sean documentos de miles de páginas sobre los que los legisladores tienen que tomar decisiones en cuestión de horas sin poder entrar en detalle sobre los temas que abordan.

"Tengo una idea increíble al respecto: leamos las leyes", ironizó Paul, quien a lo largo de su discurso se quejó de la "disfuncionalidad" de la capital estadunidense.

Asimismo, aseguró que este Congreso no va a lograr acordar un presupuesto federal equilibrado ni trabajar por la reducción de la deuda que tiene el país, por lo que propuso actuar con una enmienda constitucional para recuperar el equilibrio financiero. "Gastemos sólo lo que ganamos", subrayó.

Rand Paul se convirtió hoy en el segundo candidato a oficializar su ambición de llegar a la Casa Blanca el año próximo, luego de que su colega Ted Cruz lo hiciera hace dos semanas apelando a la derecha religiosa.

Jeb Bush, hermano del ex mandatario George W Bush y primero en las encuestas, aun no ha dado el paso pero su candidatura es casi un hecho consumado, al igual que la de la demócrata Hillary Clinton. El senador republicano por Florida, el cubano-estadunidense Marco Rubio, tiene previsto un gran acto el próximo lunes en el que podría hacer oficial también sus aspiraciones.

Rand Paul, un médico oftalmólogo, lanzó su carrera política en 2009 desafiando al "establishment" republicano, cuando apenas se levantaba la ola del movimiento anti-impuestos y anti-Estado que dejaría una gran marca en el seno del partido durante la era de Obama: el Tea Party.

A la búsqueda del electorado negro

Ahora, presentándose como un "nueva clase de republicano", intentará aglutinar a la vez a los ultraconservadores en las primarias, y ampliar la base electoral del partido apelando a los jóvenes, las minorías y los centristas -un delicado acto de equilibrio.

En estilo y fondo, Rand Paul quiere distinguirse de sus competidores y renovar la imagen y el electorado del envejecido partido Republicano. Una estudiante y un reverendo negro, ex demócrata, le antecedieron en la palabra. La música pasó del funk a Metallica. Y su equipo adelanta una agresiva campaña en Twitter y Facebook para reclutar seguidores.

"El mensaje de libertad, oportunidad y justicia es para todos los estadunidenses, sea que vistas un traje, un uniforme u overol, ya seas blanco o negro, rico o pobre", dijo Paul.

"Rand Paul está en la mejor posición para lograrlo, no solamente por sus ideas, sino por la imagen que pacientemente trata de formar, la de un hombre que teje lazos concretos y sustanciales con la comunidad negra", dijo a la AFP, Niger Innis, director ejecutivo del sitio TheTeaParty.net

Sus ideas son herencia de la tradición libertaria (conservador en asuntos económicos pero liberal en asuntos sociales) de su padre, Ron Paul, quien fue tres veces candidato presidencial. Rand Paul está en guerra con los neoconservadores de su partido, denuncia el intervencionismo de los años Clinton, Bush y Obama, y promueve un programa económico ultraliberal.

Defensor de la privacidad y la autonomía del ciudadano, Paul es un fuerte crítico del programa de vigilancia telefónica y de datos de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), que fueron puestos al descubierto por el ex contratista Edward Snowden en 2013.

El ya aspirante presidencial dijo en este sentido que si llega a la Casa Blanca una de las primeras cosas que hará será acabar con esos programas. "Creo que podemos tener libertad y seguridad, y creo que la seguridad no tiene por qué comprometer la libertad", aseveró. Paul propone también una reforma al sistema penal, que encarcela desproporcionadamente a jóvenes negros.

Pero también en su discurso Rand Paul lanzó caramelos a la base republicana, inquieta por sus posturas tildadas de aislacionistas en el pasado, jurando combatir el "islam radical" y endureciendo su discurso sobre política extranjera.

Paul reiteró su apoyo a que el Congreso tenga la capacidad de revisar cualquier tipo de pacto con Irán sobre su programa nuclear, pero advirtió de que en cualquier caso el acuerdo que se alcance tiene que tener como objetivo "la paz". "Pronostico un Estados Unidos invencible (...) No proyectamos nuestra fuerza por pedir dinero prestado a China para enviarlo a Pakistán", argumentó el político.

Para diferenciarse del pelotón de aspirantes republicanos, Paul puede contar con seguidores más motivados y más jóvenes que los de sus contrincantes. Las actividades que le esperan esta semana en cuatro estados clave de las primarias darán cuenta de su capacidad de movilización.

"Es muy importante para los votantes jóvenes", dice a la AFP Matt Kibbe, presidente de la organización Freedomworks, que describe como un motor del "movimiento de la libertad". "Los temas tradicionalmente republicanos como la tasa marginal de impuestos no resuenan con los jóvenes que están saliendo al mercado laboral, así que los temas de justicia resuenan muy bien".

Los demócratas, por su lado, insisten en subrayar las radicales posturas económicas de Paul. "Él dice que es algo diferente, pero cuando miras, es igual a cualquier otro aspirante presidencial republicano: bueno para los más ricos y malo para la clase media", dijo en un comunicado la presidenta del partido Demócrata, Debbie Wasserman Schultz.


Tras el acto de hoy, el político republicano continuará su campaña por estados clásicos como Iowa, Carolina del Sur y Nevada.
Las primarias republicanas se presentan agitadas, ya que han llegado a sonar los nombres de hasta una veintena de posibles candidatos.

En el otro lado del ring, los demócratas confían en la candidatura de la ex primera dama y ex secretaria de Estado Hillary Clinton, quien se prevé que oficialice también sus intenciones en los próximos días.

Recientes encuestas mostraron que los potenciales candidatos republicanos en los comicios presidenciaels no logran despegar en las encuestas, mientras que Hillary Clinton parte como indiscutible favorita entre los votantes demócratas.

Una encuesta de opinión de Pew Research Center publicada la pasada semana reveló que ninguno de los diez potenciales candidatos republicanos logra un apoyo por encima del 25 por ciento de los votantes republicanos o independientes con inclinación por ese partido.

Jeb Bush, ex gobernador de Florida e hijo y hermano de ex presidentes, es el candidato más conocido entre los potenciales aspirantes republicanos, aunque sólo el 23 por ciento de los votantes de su partido o independientes con inclinación republicana asegura que votaría por él si es elegido.

Empatados con Bush con el 23 por ciento de intención de votos en las encuestas están el senador republicano de origen cubano Marco Rubio y el gobernador de Wisconsin, Scott Walker.

Les siguen de cerca, con un 22 por ciento de intención de voto entre los votantes republicanos, el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee y el senador Ted Cruz. Y un punto menos tienen el senador RandPaul y el neurocirujano afroamericano Ben Carson.

Menos apoyos consiguen el ex gobernador de Texas Rick Perry (15 por ciento), el gobernador de Luisiana Bobby Jindal (14 por ciento) y el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie (9 por ciento).

Los votantes demócratas parecen tenerlo más claro. La ex primera dama Hillary Clinton parte como favorita (59 por ciento), seguida de lejos por el vicepresidente Joe Biden (22 por ciento) y la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren (21 por ciento).