Rajoy presume de logros en el último pleno de la legislatura

Mientras el presidente del gobierno español resaltaba los datos económicos positivos de un país que según él "crece", y que ya no está "en recesión", la oposición le acusaba de mentir desde el ...
Los diputados del PP aplauden al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), tras su intervención hoy en el último pleno de la legislatura
Los diputados del PP aplauden al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), tras su intervención hoy en el último pleno de la legislatura (EFE)

Madrid

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, presumió hoy en el último pleno de la actual legislatura los datos económicos de los que –según él- disfruta España tras la crisis que la mayoría de españoles coincide en que no le ve fin, mientras toda la oposición le acusaba de mentir desde el inicio de su mandato. La próxima semana se disolverán las Cortes y se convocarán elecciones generales el 20 de diciembre.

“Soy el presidente del Gobierno de un país del que Fondo Monetario Internacional (FMI) acaba de decir que es, junto con Estados Unidos, el que más va a crecer del G20”, destacó Rajoy, quien también subrayó que, a diferencia que lo que ocurría hace cuatro años, España ya no está “en recesión”, sino que “crece”, que se ha logrado reducir del déficit “a la mitad” y que es el país de la Unión Europea en el que más está bajando el paro.

Rajoy hizo gala de su optimismo también en materia laboral, a pesar de que España tiene una de las mayores cifras de desempleo en la Unión Europea, de casi cinco millones de personas sin trabajo.

Pese a ello, Rajoy dio por cumplidos los objetivos que, según recordó, se fijó en el debate de investidura de 2012: “Detener la sangría del paro, crecer y crear empleo”. “Creo que se ha conseguido aunque es evidente que tenemos que seguir perseverando”, dijo.

Explicó que del “crecimiento negativo de menos dos” de 2011 ahora se ha pasado a uno positivo de 3%, “el mayor” crecimiento de Europa, e incidió en que entonces el paro subía un 9% anual y ahora baja cerca del 8% y en que también han mejorado las cifras de turismo, exportaciones y crédito.

“Todo esto ha sido el producto de muchas reformas y del control del gasto. Ha sido duro y difícil, pero hemos logrado mantener el Estado de bienestar, las pensiones, el seguro de desempleo, los servicios públicos y hoy, además, de crecer y crear empleo ya podemos bajar los impuestos, seguir subiendo las pensiones y por primera vez, aunque sea de forma modesta, subir el sueldo de los empleados públicos”, declaró el líder de la derecha española.

Le acusan de mentir

Sin embargo, lo que Rajoy definió como un “balance positivo” fue calificado de “autocomplaciente” y “mentira” por toda la oposición. Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la portavoz de Unión Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, coincidieron en acusar a Rajoy de empezar y terminar la legislatura “mintiendo”.

Los presupuestos fueron, precisamente, la última gran ley que aprobó la Cámara baja antes de su disolución la próxima semana, pues el martes quedaron definitivamente ratificados por el pleno con la inclusión de las enmiendas procedentes del Senado, y uno de los temas centrales del acalorado debate. Unos presupuestos reprobados por la Unión Europea de los que dijo serán difíciles de cumplir.

Sánchez puso en duda la credibilidad y rigurosidad de los presupuestos después del dictamen de la Comisión Europea. “Miente a Bruselas igual que miente a los españoles”, criticó el líder socialista, que confió en que a partir del 20 de diciembre –cuando se realicen las elecciones generales- haya “un presidente honrado”.

“Usted miente más que habla. Ha usado las instituciones y los Presupuestos para fines partidistas. Ahora los adelanta para ocultar los recortes que vendrían después. Usted miente a Bruselas y a los españoles. Nos deja más deuda, ha incumplido el déficit todos los años, ha aprobado una amnistía fiscal para sus amigos, y ha recortado la hucha de las pensiones. Pero, a partir del 20 de diciembre, este país tendrá por fin un presidente honrado”, afirmó el socialista.

En tanto que Díez insistió en las mentiras del presidente y de su partido durante toda la legislatura. “No hablaré de su legado ni de su partido”, respondió Rajoy esquivando las preguntas de la portavoz, a la, que, además, recomendó “un poco de humildad”.

Mientras que el “número dos” del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, comenzó su intervención criticando los aplausos de la bancada del PP a Rajoy: “Hay aplausos que suenan a marchas fúnebres”, les dijo.

La oposición rebatió con datos el balance realizado por Rajoy de la marcha de la economía, recordándole, por ejemplo, que España “triplica la tasa media de paro” de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), que la tasa sigue en torno al 20%, la misma que en 2011 y que “el número de trabajadores pobres sigue creciendo”.

“Su Gobierno ha sido el de las tres ‘erres’ recortes, recesión y centralización”, le dijo a Rajoy el portavoz parlamentario del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Aitor Esteban, acusándole de haber llevado “a todos los ciudadanos con la soga al cuello recortando prestaciones en lugar de escalonar más la deuda”.

En el plano político, la oposición le restregó al presidente los casos de corrupción que involucran a sus ex compañeros de partido Luis Bárcenas, ex tesorero del PP, y Rodrigo Rato, ex vicepresidente, la amnistía fiscal, las tasas judiciales “exageradas”", la aprobación de Presupuestos “a rodillo”, el “ninguneo al Parlamento” con “innumerables decretos-leyes” por la mayoría absoluta del PP que cambiaban leyes de “un plumazo” , la imposición de la “cadena perpetua”, y la “ley mordaza” y el olvido de los asuntos relativos a la memoria histórica, entre otras cosas.

También mencionaron su actitud ante el conflicto catalán, recriminándole que sólo haya querido responder “con tribunales y amenazas” y desoyendo las demandas del 60% de catalanes que quieren un referéndum. En su segundo turno, pese a tener la posibilidad, Mariano Rajoy no respondió a todas estas críticas, sino que volvió a defender su balance económico.