Rajoy da marcha atrás y cita a Rivera e Iglesias

El presidente del gobierno español, necesitado de apoyo ante el desafío soberanista catalán, amplía su estrategia contra los independentistas buscando la alianza de Ciudadanos y Podemos.
Mariano Rajoy, en el acto solemne para conmemorar el 70 aniversario de la Carta de la ONU, hoy en el Palacio Real
Mariano Rajoy, en el acto solemne para conmemorar el 70 aniversario de la Carta de la ONU, hoy en el Palacio Real (EFE)

Madrid

Desesperado por el fracaso de su estrategia inicial, Mariano Rajoy busca más aliados en el espinoso tema de la independencia de Cataluña y finalmente dio marcha atrás. Por ello, de último momento decidió reunirse hoy con Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, fuerzas políticas a las que hasta ahora el presidente de España había ignorado.

Y es que la estrategia inicial de Rajoy Brey era hacer dupla únicamente con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), de hecho, se reunió hace un par de días con su líder, Pedro Sánchez, pero –según los analistas- al también presidente del conservador Partido Popular (PP) “le ha podido la presión y la desesperación” y por eso decidió llamar por teléfono a Rivera e Iglesias para invitarles a la casa presidencial de La Moncloa y hablar largo y tendido del asunto soberanista de Cataluña.

La preocupación de Rajoy en el tema es tal que, de acuerdo a la prensa local, el presidente “echará mano de lo que sea” para lograr apoyos políticos –los jurídicos y judiciales ya los tiene- y evitar que la declaración unilateral soberanista hecha pública oficialmente en el Parlamento catalán a principios de semana salga adelante. Esto independientemente de que la Constitución española prohíbe hacerlo.

Rajoy, según fuentes de La Moncloa, mantuvo una conversación telefónica con Rivera a primera hora de hoy en la que el líder de Ciudadanos le trasladó al presidente su opinión sobre los posibles pasos a dar ante el desafío secesionista.

Además, le trasladó su firme apoyo en la “defensa de las leyes democráticas y la unión de todos los españoles”, es decir, las mismas palabras que el joven político catalán viene pronunciando desde hace meses.

Pero la atención, el morbo, estará centrado en el encuentro que tengan Rajoy e Iglesias, pues será el primero en la vida política del líder de Podemos. Fuentes de este partido aseguraron que la llamada la realizó el gabinete del presidente del Gobierno, que luego puso en contacto directo a ambos.

Iglesias, que saltó a la arena política en enero de 2014 con la creación de Podemos y se convirtió oficialmente en secretario general del partido en noviembre de ese mismo año nunca se ha visto con Rajoy. En las europeas de mayo del año pasado, el líder de Podemos fue elegido eurodiputado, un puesto al que ha renunciado esta misma semana.

“Me ha llamado Rajoy para reunirnos mañana. Le explicaremos que toca estar a la altura para un nuevo pacto de país, con diálogo y democracia”, adelantó Iglesias en su cuenta de Twitter.

A pesar de que durante una entrevista el miércoles en una estación de radio, Rajoy no se mostró dispuesto a entrevistarse con Iglesias y exigió que antes renunciara a sus postulados, el presidente parece rectificó y lo incluyo en la ronda de contactos.

Rajoy manifestó que únicamente dialogaría con Iglesias si en su partido “cambian de opinión ya que están a favor del derecho de autodeterminación”. La respuesta de Iglesias fue que “en democracia de lo que se trata es de hablar con quien tiene una opinión distinta”.

La propuesta de Iglesias pasa por blindar en la Constitución el “derecho a decidir” y buscar un nuevo encaje territorial en el que todos se encuentren a gusto, según expuso el pasado sábado ante el Consejo Ciudadano de Podemos, el máximo órgano entre asambleas del partido.

Iglesias aseguró en múltiples ocasiones que él es contrario a la independencia de Cataluña pero que no tiene “miedo de la democracia” y defendió el derecho de los catalanes a expresar en las urnas si quieren, o no, seguir en España.

Pablo Iglesias aseguró ayer que Podemos es “la mejor garantía de la unidad de España” ya que, en su opinión, con ellos en el Gobierno la mayoría de catalanes se decantarían por seguir formando parte del Estado.

El cambio de criterio desde La Monlcoa es, según analistas, trasladar la imagen de que los tres grandes partidos con implantación nacional comparten opiniones y planteamientos ante el reto independentista catalán y dejar aclaro que el presidente en funciones de Cataluña y candidato a repetir, Artur Mas, está aislado, adosado a Esquerra Republicana (ERC), una fuerza con la que nunca se han llevado bien, y dependiente de la decisión de la Candidatura de Unidad Popular (CUP).

Cataluña vive momentos de enorme incertidumbre, sin gobierno, sin presidente, sin mayoría parlamentaria que permita cerrar una sesión de investidura. Y desde La Moncloa se dice que, ante esto, ha llegado el momento de dar un “golpe en la mesa” y evidente como el que mostrará al presidente Mariano Rajoy reunido en menos de 72 horas con los tres líderes de los principales partidos políticos del país.