Rajoy, sin credibilidad ante los españoles, dice líder socialista

El presidente del gobierno español respondió a Pedro Sánchez, confirmado como candidato socialista el pasado domingo, recordando la herencia de su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero.
El ex presidente del Gobierno José Luís Rodríguez Zapatero (d) felicita a Pedro Sánchez tras ser proclamado candidato, el pasado domingo
El ex presidente del Gobierno José Luís Rodríguez Zapatero (d) felicita a Pedro Sánchez tras ser proclamado candidato, el pasado domingo (EFE)

Madrid

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, le reprochó hoy al presidente Mariano Rajoy que carece de toda credibilidad ante los españoles a quienes nunca habló con la verdad, mientras que éste recurrió al mismo discurso de hace cuatro años, es decir, al de la herencia recibida por su antecesor José Luis Rodríguez Zapatero.

“Llegó al Gobierno defraudando a los españoles: Dijo que iba a hacer una cosa y cuando llegó, hizo la contraria”, le dijo a Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso. “Usted no tiene ninguna credibilidad respecto a los españoles”, aseguró el flamante candidato socialista a la Presidencia del Gobierno para las próximas elecciones generales de noviembre.

Sánchez respondió así al mensaje que le lanzó Rajoy hoy en el Senado, donde aprovechó una pregunta del portavoz socialista, Óscar López, para criticar al líder del PSOE, asegurando que es “imposible” que “nadie” se lo tome “en serio” y recordando que dijo que no pactaría con Podemos, para decir que no tiene “credibilidad”.

Por eso, Sánchez provechó para preguntarle a Rajoy por el impacto que cree que han tenido sus políticas en el gasto de las familias. El presidente respondió defendiendo que, tras la crisis económica “vivida” (sic) en España, la situación está mejorando y seguirá mejorando si se persevera en las políticas puestas en marcha por el gobernante y conservador Partido Popular (PP).

Como desde que llegó a la casa presidencial de La Moncloa, Rajoy volvió a mencionar su discurso respecto a que la culpa de todo lo ocurrido se debe a la herencia recibida de los gobiernos de Rodríguez Zapatero para denunciar que, cuando él llegó al Gobierno, España “estaba al borde de la quiebra y a punto de ser intervenida”.

En ese sentido, el también líder del PP recordó que los hogares lo estaban pasando “muy mal”, pero ahora, dijo, la situación se está revirtiendo, como demuestra –según él- que están disminuyendo los hogares con todos sus miembros en desempleo y el número de personas en situación de desempleo. En España hay casi 5 millones de ciudadanos sin trabajo, una de las mayores cifras de la Unión Europea (UE).

Sánchez mostró su insatisfacción por el •frívolo” análisis del presidente y enseguida le recomendó que hable con las familias y con los desempleados y deje los mensajes de “autocomplacencia”, porque hay dos millones y medio de personas en situación de desempleo de larga duración.

Treinta años en la Unión Europea

España celebró este miércoles el 30 aniversario de la firma del Tratado de Adhesión a las Comunidades Europeas (hoy la Unión Europea), en un acto celebrado en el Palacio Real y en el que el Rey Felipe VI llamó a la unidad y al consenso en el país.

“Unidad, consenso y democracia, plasmados desde 1978 en nuestra Constitución, han sido y siguen siendo hoy las claves de nuestro éxito en y con Europa”, mencionó el monarca en un evento al que asistió su padre Juan Carlos de Borbón y los ex presidentes Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y el actual jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, entre otros políticos.

“Hemos vivido en libertad y democracia, hemos logrado un desarrollo social y económico sin precedentes y España, recuperando su tradicional vocación universal, se ha abierto al resto del mundo”, agregó Felipe. Además, envió un mensaje de cara al futuro, al subrayar que Europa necesita un crecimiento “sostenible” que contribuya a una mayor cohesión social.

Mientras que Rajoy destacó que España representa el mejor ejemplo de que la estrategia de combinar la solidaridad europea con la responsabilidad de cada Estado miembro para controlar el gasto público y emprender reformas funciona para dejar atrás la crisis.

Puso en valor el esfuerzo y la responsabilidad que –dijo- han demostrado los españoles para hacer frente a la crisis e instó a que la salida de esta crisis que ya se está produciendo sirva de “acicate” para continuar por la misma senda. Según el presidente, es posible que en la próxima legislatura España cuente con 20 millones de empleos creados si mantiene la misma política económica.

Mientras que frente a la política de ajustes y de control del déficit público, Felipe González advirtió que el desapego ciudadano hacia Europa no lo provoca la crisis, “sino la respuesta inadecuada a la crisis”. La intervención de González coincidió con la de Felipe VI a la hora de destacar que “el hoy tan criticado consenso fue el fundamento” del éxito de España en el proceso de integración en Europa.