Rajoy inicia la carrera electoral: «No es momento para 'amateurs'»

Dos días después de anunciar la fecha de los comicios, el 20 de diciembre, el primer ministro conservador advierte a España de los riesgos de políticos sin experiencia y de una hipotética ...
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, en su asiento de las Cortes en Madrid
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, en su asiento de las Cortes en Madrid (EFE)

Valencia

Dos días después de anunciar la fecha de los comicios generales en España, que se celebrarán el 20 de diciembre, el jefe del Ejecutivo del país, Mariano Rajoy, inició la carrera electoral advirtiendo de los riesgos económicos de un posible gobierno "amateur" y de una hipotética coalición de izquierdas.

"Lo que está en juego es muy claro: si la recuperación económica y la creación de empleo continúa o si damos marcha atrás", advirtió. "No es momento de que adopten responsabilidades de gobierno gente 'amateur', sin experiencia, que no ha sido ni concejal", añadió ante miembros de su Partido Popular (PP) en Valencia (este).

Rajoy arremetió contra las fuerzas políticas emergentes en su primer acto político tras los comicios celebrados el domingo en Cataluña, en los que el partido de centro-derecha Ciudadanos, surgido hace diez años en la región y hoy en auge a nivel nacional, se convirtió en la segunda fuerza del Parlamento catalán con 14 escaños más que el PP.

Pero el jefe del Ejecutivo español también advirtió de los riesgos de posibles coaliciones políticas que aparten del gobierno al PP, como ocurrió tras las elecciones municipales y regionales del pasado mayo, en las que la formación conservadora perdió gran poder territorial.

Especialmente criticó al Partido Socialista (PSOE), el más importante de la oposición en España, y a su líder, Pedro Sánchez, a quien tildó de "radicalizado" y "preso de sus ansiedades" por pactar con partidos como el izquierdista Podemos en ayuntamientos y regiones.

"El único riesgo, lo único que puede evitar una etapa de progreso, de crecimiento y generación de empleo, es una coalición como tantas de las que se han hecho en nuestros ayuntamientos: es el sectarismo, los prejuicios y la gente que es incapaz de asumir sus responsabilidades y que le echa la culpa de todo lo que no hace a los demás", dijo.

A poco más de dos meses para las elecciones generales, Rajoy volvió a centrar su discurso en la economía. "Hay una gran tarea por delante. Hemos pasado lo peor, pero las cosas no están consolidadas de manera definitiva", dijo.

El jefe del Ejecutivo español abogó por "seguir con las reformas", controlar el déficit, apostar por la investigación, innovación y desarrollo, potenciar las exportaciones, apoyar a los emprendedores y continuar bajando los impuestos.

"En los próximos años hay que llegar a 20 millones de españoles trabajando. Se puede hacer porque supone crear 500 mil puestos de trabajo cada año y en 2014 se crearon más de 400 mil y este año se van a crear 600 mil", especificó.

Rajoy volvió a criticar "la herencia" dejada por los socialistas tras el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011) y recordó que España estaba "al borde de la quiebra" cuando tomó las riendas del Ejecutivo hace cuatro años. "Ha sido durísimo. Hubo que tomar decisiones muy complicadas", dijo.

El jefe del Ejecutivo destacó también el incremento de la nota de la deuda soberana por parte de la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P), que la elevó el viernes en un escalón hasta BBB+.

"Es un premio que reconoce la mejora de la economía española y que España está creciendo al 3.4 por ciento anual (...) Y (S&P) citó expresamente las reformas laborales que el PSOE quiere liquidar en el primer pleno en caso de que llegue a gobernar", señaló.