Rajoy asegura que no habrá independencia de Cataluña

El presidente del gobierno español advirtió al presidente del gobierno autónomo catalán, Artur Mas, que deje de engañar a los ciudadanos con sus planes de lograr la soberanía en un plazo de ocho ...
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, decidido a impedir cualquier proceso soberanista en Cataluña
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, decidido a impedir cualquier proceso soberanista en Cataluña (AFP)

Madrid

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió al presidente de la Generalitat, gobierno autónomo de Cataluña, Artur Mas, que no habrá independencia de la región y que deje de engañar a los ciudadanos, después de que Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y Esquerra Republicana (ERC) pactaran establecer la soberanía en un plazo máximo de ocho meses.

La nueva hoja de ruta comenzaría después de las elecciones catalanas del 27 de septiembre, cuando el nuevo Parlamento aprobaría un paquete de medidas legales, entre ellas una ley de transitoriedad jurídica, destinado a suplir el marco legal español y a evitar vacíos de poder de cara a proclamar una inmediata independencia.

Por eso, cuando se le preguntó a Rajoy si el Estado está preparado para reaccionar ante este planteamiento de dichos partidos catalanes, el presidente del Gobierno afirmó rotundo que el Estado está “absolutamente preparado para hacer cumplir la ley cuando alguien la viola”.

“No va a haber independencia de Cataluña. No la va a haber. Y tampoco Cataluña se va a ir de Europa, que es lo que se les está proponiendo a los ciudadanos de Cataluña”, aseguró en una rueda de prensa conjunta con la primera ministra polaca, EwaKopacz, en la casa presidencial de La Moncloa.

Dejó claro que si se convocan elecciones en Cataluña serán autonómicas y nada más, y dijo el Gobierno “garantiza a los españoles que velará por el cumplimiento de la ley tanto en Cataluña como en España. Enseguida, como viene haciéndolo últimamente, el presidente español se refirió a Grecia de la que dijo que Artur Mas debe de extraer lecciones de lo ocurrido en el país heleno.

Rajoy dijo que los gobernantes no deben prometer y ofrecer algunas cosas que luego, en la práctica van a quedar en nada. Lo que deben hacer es actuar con responsabilidad, prudencia y sensatez.

Señaló que en las democracias del mundo como en el caso de España “existe la ley y el Estado de Derecho” e indicó que la “irresponsabilidad” con la que se está actuando en Cataluña al final lo que acaba generando son “problemas y dificultades como ha ocurrido en Grecia”, donde el Gobierno de Alexis Tsipras convocó un referéndum y luego ha tenido que dar “marcha atrás en todo generando una enorme frustración”.

Para Rajoy, una de las principales obligaciones de los dirigentes políticos es ser sensatos y actuar con moderación y sentido común porque “todo lo contrario, al final, acaban pagándolo los ciudadanos del país que sean”.

CDC y ERC ya cuentan con que este paquete de medidas para la “desconexión” obtendrá el rechazo frontal del Gobierno español y del Tribunal Constitucional, pero esperan poder crear “fundamentos de derecho” suficientes y haber dado los pasos necesarios como para disponer de una situación irreversible a partir de la cual aprobar el “punto de ruptura”, según fuentes de ambas formaciones citadas por Efe.

No obstante, en el entorno del presidente español abren la puerta a una consensuada reforma de la Constitución, pero las negociaciones no llegarían en ningún caso antes de las elecciones generales. Y, recalcan, que la unidad del país no entraría en el debate.

Mientras que el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, apeló a la “fuerza de la unión” frente a la “disgregación” que “debilita” a España para “hacer frente a los desafíos que tienen los ciudadanos en todos y cada uno de los puntos de España y que tienen que ver con el desempleo, la desigualdad, la pobreza y la falta de oportunidades”.

Este fue el mensaje del socialista a los nuevos planes independentistas de Artur Mas, que ya concretó una lista electoral marcadamente secesionista e incluso un calendario de plazos para lograrla.