Rajoy asegura a españoles que no acabarán como Grecia

El presidente del gobierno español, que hoy se reunió con el ex presidente francés Nicolás Sarkozy, afirmó que el esfuerzo de los españoles ha servido para que "esto no ocurra en España".
El ex presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, caminan hacia un restaurante en Madrid
El ex presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, caminan hacia un restaurante en Madrid (AFP)

Madrid

La grave situación por la que atraviesa Grecia ha provocado preocupación en algunos sectores de España, por eso el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, trasladó a los españoles un mensaje de tranquilidad en el que subrayó que estén “tranquilos” porque España no va a acabar como el país griego.

Durante su comparecencia en Madrid con el presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) y ex presidente francés, Nicolás Sarkozy, el jefe del Ejecutivo afirmó que el esfuerzo de los españoles ha servido para que “esto no ocurra en España”, y añadió que el Gobierno va a intentar que “las cosas salgan bien”, pero señaló que Grecia “debe poner algo de su parte y saber que tiene que cumplir con sus obligaciones como han hecho otros países sometidos al rescate”.

Se le preguntó su opinión respecto al comunicado de Podemos en el que asegura que Syriza, el partido en el Gobierno de Grecia, está actuando de manera ejemplar, Rajoy dijo que esto no es lo que opinan “el 100% de los gobiernos de la zona euro”, y negó, tal y como también asegura Podemos, que España haya estado sometida a ninguna institución, porque no ha sido rescatada “ni ha aceptado ninguna indicación de nadie”.    

“España ha hecho una política económica que ha servido para que no tuviéramos que ser rescatados y para que empezáramos a crecer y crear empleo”, indicó y recordó que, por el contrario, tras la llegada de Syriza al Gobierno, Grecia ha pasado de tener una previsión de crecimiento del 3% a registrar un crecimiento negativo.

“Es la diferencia ente las políticas serias y las que no son tan serias y llevan a lo que estamos viendo hoy en día en Grecia, a que la gente no pueda sacar su dinero. Esto en España no va a pasar porque es un país serio y ha tenido un Gobierno serio”, aseguro.

Además, Rajoy Brey acusó a Grecia de romper “unilateralmente” las negociaciones al convocar un referéndum el próximo domingo, en el que preguntará a los ciudadanos si quieren continuar o no en la Unión Europea, pero indicó que hasta este martes por la noche aún hay tiempo para negociar.

Mientras que Sarkozy declaró que el Gobierno griego puede organizar “los referéndums que quiera”, pero la cuestión es si los países europeos deben seguir pagando. “El señor (Alexis) Tsipras quiere el dinero de los europeos y ninguna obligación. Si este es el comportamiento ejemplar, es que no tenemos el mismo concepto de ejemplaridad”, dijo.

Aznar y la "izquierda radical"

Otro político conservador que criticó fuertemente al Gobierno de Grecia fue José María Aznar, quien afirmó que la “izquierda radical” griega arrastra a la Unión Europea al “borde de la ruptura” y, contrario a lo dicho por Mariano Rajoy, aseguró que está situación afecta a España.

“La situación crítica que se está viviendo en Grecia viene de la mano del populismo, que no es capaz de asumir sus responsabilidades y se las quita de encima convocando un referéndum insólito, convertido en arma de demagogia. Hoy los bancos no abren en Grecia. No se podrá decir que no estamos avisados”, señaló,

Aznar indicó que es “evidente” que la crisis griega “afecta” a España. “Los españoles y España tenemos ante nosotros algunas decisiones importantes que tomar que van a determinar el futuro de las instituciones, la consolidación de la recuperación económica, la confianza internacional y también la calidad de nuestra convivencia”, expresó.

Mientras que el secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, declaró que no está en contra de que el pueblo griego vote en un referéndum si acepta el programa de rescate de las autoridades europeas, pero defendió que es “insólito” que el Gobierno de este país proponga votar “no”, porque eso supone “salir del euro”.

Explicó que la posición del PSOE en esta crisis es “conocida”: quieren un acuerdo porque “Grecia tiene que seguir en el euro”. A su juicio, los costes de su salida del euro serían “muchísimo mayores” a los que plantea su pertenencia. Además, defendió que, si hay “ruptura”, quien la sufriría sería el pueblo griego.

Podemos, con Syriza

En tanto que el partido de izquierda alternativa Podemos consideró que los acreedores de Grecia han demostrado que su principal interés no es resolver la crisis de la deuda “sino someter y derrocar un gobierno democráticamente elegido”, el de la coalición de izquierda radical Syriza, para demostrar que no hay alternativa a la austeridad.

“No nos cansaremos de repetirlo. Serán ellos los responsables de este desastre”, advirtió el partido que dirige Pablo Iglesias en un comunicado sobre la “inmensa gravedad de la situación que vive Grecia tras la ruptura de las negociaciones por parte del Eurogrupo”.

Además, recordó que Syriza no es responsable de la crisis económica griega, sino que fueron los gobiernos de Nueva Democracia y el PASOK, aliados del conservador Partido Popular y el PSOE respectivamente, quienes “falsearon las cuentas, entregaron la soberanía del país a la Troika y legaron al gobierno de Syriza una catástrofe económica y social”.