Rajoy anuncia acuerdo frente al independentismo catalán, Podemos lo rechaza

El presidente del gobierno español llegó a un acuerdo con Albert Rivera, de Ciudadanos, y el socialista Pedro Sánchez, pero el izquierdista Pablo Iglesias, de Podemos, rechazó apoyar al ...
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy (d), y el líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), durante su entrevista de hoy
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy (d), y el líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), durante su entrevista de hoy (AFP)

Madrid

El jefe del gobierno conservador español Mariano Rajoy celebró hoy el acuerdo de los principales partidos en defensa de la unidad de España ante las aspiraciones independentistas en Cataluña, aunque los antiliberales de Podemos se desmarcaron.

"Todos estamos de acuerdo, la mayoría (de los partidos), en lo fundamental", afirmó Rajoy en una rueda de prensa tras reunirse esta semana con el líder socialista, Pedro Sánchez, y los de las formaciones emergentes del país, Albert Rivera de Ciudadanos (centroderecha) y Pablo Iglesias de Podemos.

"Todos estamos de acuerdo en la unidad de España, todos estamos de acuerdo en la soberanía nacional, todos estamos de acuerdo en que las leyes hay que cumplirlas, todos estamos de acuerdo en la igualdad de los españoles", explicó.

"Haré todo lo posible y lo imposible si cabe para mantener y fortalecer ese entendimiento en lo sustancial", añadió Rajoy después de encontrarse con quienes serán sus contrincantes en las elecciones legislativas del 20 de diciembre.

Nueva ronda de contactos

La ronda de contactos proseguirá la próxima semana con otras formaciones, excepto las independentistas. "Estamos ante un reto que compromete a todos los demócratas españoles", dijo Rajoy.

Criticado por la oposición por su inmovilismo ante el creciente independentismo en Cataluña, Rajoy tomó la iniciativa para buscar una respuesta común a la intención de los partidos separatistas de declarar en los próximos días el comienzo de un proceso de secesión.

Los contactos empezaron el miércoles con el líder socialista y prosiguieron hoy con Rivera e Iglesias. "Hay un objetivo superior de todos, que es la defensa de España", dijo su vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, llamando a los partidos a "hacer un pacto por España y nuestra Constitución".

Ciudadanos reclama desde el jueves este "pacto de Estado". La formación, nacida en Cataluña, se expande ahora con éxito al resto del país y lucha codo con codo con los socialistas para convertirse en segunda fuerza en las elecciones legislativas del 20 de diciembre.

Este pacto es "para que los españoles sepan que sea cual sea la mayoría parlamentaria, España no está en juego", dijo Rivera después de la reunión. El acuerdo debería basarse, en su opinión, en defender las leyes, la unidad territorial y la Constitución, que podría ser reformada pero no reemplazada.

Rivera declaró que el presidente del Gobierno se mostró dispuesto a estudiar su pacto por España para blindar la soberanía nacional y la unidad del país con el fin de ver si se le puede dar salida a esa propuesta. Según el joven político, a su entender hay “acuerdo en el fondo” con el jefe del Ejecutivo ante el desafío catalán aunque luego discrepen en “matices jurídicos”.

Rivera, convertido en el político español de moda en los últimos meses, habló también ayer con su par socialista, Pedro Sánchez, sobre su propuesta de un pacto por España, y mencionó que cuanto más partidos estén en este acuerdo de mínimos, mejor.

Desde su punto de vista, añadió, es bueno que se selle ese tipo de compromiso entre partidos y dijo que se queda con el mensaje de que el Gobierno está dispuesto a estudiarlo.

En cuanto al momento de recurrir el texto sobre la petición de independencia de Cataluña a cargo de Juntos por el Sí (JxSí) y la Candidatura de Unidad Popular (CUP), Albert Rivera respondió que C’s cree que hay doctrina para hacerlo antes de que sea aprobado por el pleno del Parlamento catalán mientras que el Ejecutivo de Rajoy ve más viable recurrir si se aprueba la declaración. Eso sí, anticipó que ambos están de acuerdo en que ese recurso tiene que ser “inmediato” si llega a aprobarse.

Podemos se desmarca

Asimismo, Rajoy y el joven líder de la formación izquierdista Podemos, Pablo Iglesias, se reunieron hoy por primera vez y el tema central de la charla fue el conflicto independentista de Cataluña.

La conclusión del encuentro fue el rechazo de Iglesias de hacer un frente de partidos contra la soberanía catalana y solicitó, entre otras cosas, que se convoque un referéndum en la región.

Iglesias se desmarcó del acuerdo alcanzado por Rajoy con Ciudadanos y PSOE a pesar de mostrarse en contra de que una región "proclame repúblicas o independencias".

"A mi no me convencen los frentes anti-secesión, (...) estamos en momentos de tender la mano", afirmó Iglesias. Su formación reclama redactar una nueva Constitución que reconozca el derecho de autodeterminación en Cataluña y la defina como una nación.

Además de esto, el político de izquierdas también le dijo a Rajoy que estaba en contra de que su Ejecutivo piense en recurrir al Tribunal Constitucional para detener la “amenaza” independentista catalana, y pidió al presidente buscar un encaje en la Constitución para que Cataluña sea reconocida como nación.

“No estamos de acuerdo en casi nada”, así resumió Iglesias su charla con Rajoy y contó que le dijo al presidente que el Partido Popular (PP), el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Ciudadanos (C’s) están “bunquerizados y son aliados del inmovilismo”.

Iglesias explicó que le había criticado a Rajoy que el PP hubiera recogido firmas contra el Estatuto catalán, acusándole también de que ser responsable de una hipotética ruptura de España.

Iglesias remarcó la condición plurinacional de España, “un país de países”, afirmó después de su primer encuentro con Rajoy desde la creación de Podemos en 2014. “Me parece bien un referéndum en Cataluña”, insistió y consideró que existen mecanismos constitucionales para conseguirlo y que, en cualquier caso, “cualquier consulta es políticamente vinculante”.

El líder de Podemos dejó claro que apoya reconocer a Cataluña como nación dentro de España, pero también celebrar un referéndum a nivel estatal para definir el encaje de la autonomía.

Calificó el encuentro con el presidente como “largo” y “cordial”. “Estamos satisfechos con el hecho de que la reunión se haya producido”, dijo. En este sentido, agradeció a Rajoy el cambio de decisión tras su rechazo de hace tres días a invitarle por su postura sobre Cataluña.

“Lo que tiene sentido en democracia es reunirse con quien no se está de acuerdo” y aseguró que esto demuestra que “es su adversario político”.

De jeans y tenis

Todos los focos de los medios de comunicación estuvieron centrados en la charla entre Iglesias, el político más crítico que tiene en este país el presidente, y Rajoy.

Pablo Iglesias, uno de los líderes de los indignados del 15-M y ex profesor de la Universidad Complutense de Madrid, llegó puntual a la casa presidencial de La Moncloa, donde Rajoy le convocó tras la comida. El líder de Podemos no cambió su look: misma cola de caballo, jeans, y camisa -sin suéter, ni saco-, y tenis.

Rajoy le recibió en la puerta que conduce hasta el despacho de reuniones, se saludaron de forma cortés y enseguida Iglesias le regaló al presidente el libro “Juan de Mairena” de Antonio Machado.

El encuentro se produjo más de un año y medio después de que Iglesias saltara a la arena política con la presentación en enero de 2014 de Podemos, la formación que cuatro meses después dio la sorpresa obteniendo en las elecciones europeas cinco escaños, entre ellos, el del propio Iglesias.

Ambos encuentros se enmarcaron en la ronda de contactos que Mariano Rajoy inició con el resto de fuerzas políticas para hacer frente común en defensa de la unidad de España ante el desafío soberanista que se abrió en Cataluña.

El pasado martes, Juntos por el Sí y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) presentaron en el Parlamento de Cataluña una propuesta de resolución para avanzar hacia la república catalana.

El referéndum defendido por Pablo Iglesias era la reclamación del nacionalismo catalán en los últimos años aunque después de las elecciones regionales del 27 de septiembre, saldadas con una mayoría absoluta independentista en el parlamento, apostaron por tirar adelante con la secesión.

El martes, las dos listas independentistas presentaron una resolución que quieren aprobar en los próximos días para constituir en 2017 una república catalana independiente.

La resolución asegura que el parlamento no estará supeditado a las decisiones de las instituciones españolas, especialmente del Tribunal Constitucional, e insta a poner en marcha una administración fiscal independiente. 

Si se aprueba, el gobierno español la recurrirá inmediatamente ante el Tribunal Constitucional para invalidarla. "No tengamos debates estériles y confiemos en las instituciones del Estado", pidió Rajoy.

Pero difícilmente el tema desaparecerá del debate electoral, ante la diversidad de soluciones planteadas: los socialistas proponen una España federal, Ciudadanos apuesta por delimitar claramente las competencias regionales y Podemos un referéndum vinculante.

Mientras, en Cataluña siguen las negociaciones entre las dos listas independentistas, la transversal coalición Juntos por el Sí y la izquierda anticapitalista CUP, para poner en marcha el gobierno regional que liderará el proceso secesionista.

Su fuerza, sin embargo, parece disminuir: según un sondeo del instituto Metroscopia los independentistas pasaron del 45% en septiembre al 41%. Y un 51% de los catalanes se opone a la resolución propuesta por los separatistas.