Rajoy pide "acuerdos mínimos" para un gobierno estable

El jefe del ejecutivo español, que mañana inicia reuniones con líderes políticos, recalcó que se debe evitar el "disparate" de unas terceras elecciones e instó a conseguir un gobierno estable.
Rajoy no se reunió con el PSOE.
Rajoy no se reunió con el PSOE. (Francisco Seco | AFP)

Madrid

El jefe del gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, llamó hoy a que tras las elecciones del 26 de junio se pueda formar un “gobierno con estabilidad” que mantenga las políticas económicas que impulse el empleo en España.

Rajoy planteó la necesidad de contar “a la mayor brevedad posible” con un gobierno que esté dotado de “estabilidad” para lo que pidió alcanzar “un acuerdo al menos de mínimos”, en el que se incluyan los “grandes objetivos para los próximos años” y exponer los temas en los que haya “discrepancias”.

Rajoy remarcó que estos grandes objetivos deben estar “dentro del marco constitucional”.

En un discurso en Guadalajara (Castilla-La Mancha), el presidente en funciones recordó los “buenos” datos del desempleo registrado del pasado mes de junio (se redujo en más de 124 mil personas, a un ritmo anual del 8.57 por ciento) para reafirmarse en la necesidad de formar gobierno “a la mayor celeridad posible” con el fin de seguir esta senda de creación de empleo.

Al respecto, precisó que para ello se necesitan “emprendedores”, pero también “un marco estable desde el punto de vista administrativo” y esto, según dijo, se traduce en que se necesita un gobierno.

“España no puede permitirse que se repitan las elecciones una vez más, sería un disparate de extraordinarias proporciones”, afirmó.

Según Rajoy, este gobierno debe formarse “a la mayor celeridad posible”, y además debe “poder gobernar”. Para ello, mencionó, “hay que acordar entre todos los grandes objetivos para los próximos años” y recalcó que estos objetivos deben estar dentro del marco constitucional.

Para lograr algunos de estos objetivos consideró necesario que haya un acuerdo y citó, en primer lugar, los Presupuestos Generales del Estado para 2017, seguidos de: el techo de gasto, el cumplimiento de todos los compromisos europeos y “dotar al gobierno de la mayor estabilidad posible”.

En este sentido, propuso “pactar un acuerdo al menos de mínimos para el funcionamiento normal de ese gobierno en el Parlamento”.

En el resto, admitió que tendrán que “poner en común” aquello en lo que esté de acuerdo con las otras fuerzas políticas y “aparcar” aquellos temas en los que haya discrepancias.

Por todo ello, Mariano Rajoy insistió en que si hay un gobierno con estabilidad se generará la confianza necesaria y con la ayuda de los emprendedores se conseguirá “el gran objetivo nacional de los 2 millones de empleos” en los próximos cuatro años.

“Para eso trabajamos y lo ideal es que sea rápido y nos instalemos en una situación de estabilidad política e institucional para que los emprendedores tengan un marco para cumplir su función social”, expresó.

Podemos cierra ciclo

En tanto que Pablo Iglesias, líder de Podemos (extrema izquierda), declaró que el partido entra en una nueva fase más ralentizada, en “una guerra de ejércitos regulares” que deja atrás la guerra de movimientos, “partisana”, practicada hasta ahora. Un escenario “completamente nuevo y un desafío”, según lo expresó en la inauguración de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo de El Escorial.

El líder de la formación morada recuperó el tono académico, tras una semana de reflexión centrada en el fracaso electoral del 26-J (noche en la que el partido perdió 1.2 millones de votos respecto a los comicios de diciembre), para justificar, en términos teóricos, la nueva hoja de ruta para el partido que pretende llevar a cabo. 

Explicó que el camino pasa imprescindiblemente por seguir construyendo un “bloque histórico” junto a la “izquierda histórica renovada” y las confluencias. Solo manteniendo estas alianzas más allá de lo electoral, aseguró Iglesias, puede afrontarse la guerra de posiciones en la que enmarca el nuevo escenario político.

Desde el público, en el turno de preguntas, el exdirigente Juan Carlos Monedero de Podemos, no se resistió a lanzar su opinión en el marco de los planteamientos que guiarán el futuro de la formación durante la próxima legislatura.

“La calle no es solo estar dando voces”, sino estar con las mareas (grupos de manifestantes) o los aliados territoriales del modelo plurinacional”.

La semana pasada, Monedero criticó a Podemos al señalar que una de los motivos del fracaso en las elecciones fue que sus dirigentes acudieron más a tertulias en televisión en lugar de echarse a las calles “donde está la vida real”.

Ahora mismo, varias corrientes dentro de Podemos continúan cuestionando el liderazgo de Pablo Iglesias, muchos se inclinan por el número tres, Íñigo Errejón, de quienes todos coinciden es “más moderado”, incluso así lo ven el resto de partidos políticos.