Rajoy acepta un debate con sus tres grandes rivales

El Partido Popular dio a conocer que su candidato y presidente del gobierno en funciones sí participará en un debate a cuatro con Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, ante los comicios ...
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, rodeado de cabezas de lista de su partido para las elecciones del 26 de junio, en Madrid
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, rodeado de cabezas de lista de su partido para las elecciones del 26 de junio, en Madrid (EFE)

Madrid

El presidente en funciones de España, Mariano Rajoy, no volverá a debatir en solitario con el candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, y únicamente aceptará un cara a cara a cuatro, es decir, con Pablo Iglesias (Podemos, extrema izquierda), Albert Rivera (Ciudadanos, centroderecha) y el líder socialista.

Así lo dio a conocer ayer el vicesecretario de Comunicación del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado, al asegurar que el modelo del PP para la próxima campaña electoral es un debate entre los cuatro candidatos de los principales grupos del Congreso.

“Es el que representa la pluralidad de las Cortes elegidas el pasado mes de diciembre”, dijo el portavoz, y lo que el propio Rajoy entiende como lo “mejor” para contrastar programas, hacer balance y defender “expectativas y planes de futuro para el país”.

De esta manera, se confirmó que el candidato del PP sí participará en esta campaña en un debate a cuatro después de haber evitado este encuentro en la de las generales de diciembre, cuando mandó en su lugar a su vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Casado subrayó que el PP no quiere un debate a dos. “No es nuestra apuesta, porque no sería representativo de la realidad del Congreso”, mencionó, y porque además duda de quiénes serían los contrincantes, “esas dos fuerzas que las encuestas reflejan con mayor importancia de cara a los próximos comicios”, en alusión al posible adelanto de Podemos al PSOE, tras su alianza con Izquierda Unida, como vaticinan las encuestas.

Hasta ayer, el Partido Socialista quería otro duelo entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez como parte de una medida “estratégica”, reconocieron en su sede madrileña de la calle Ferraz.

Los partidos políticos españoles han ido variando sus mensajes con el tiempo. En la anterior campaña, Sánchez aceptó debatir “de todo, con todos y sin cortapisas”, según anunció su equipo entonces, y participó en un debate a tres (con Iglesias y Rivera), uno a cuatro (sumando a la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, a la que envió Rajoy en su lugar) y uno a dos con el propio presidente del país, el único que aceptó Rajoy y perdió con el socialista.

Al que no acudió Sánchez fue al organizado en la Universidad Carlos III de Madrid, en el que sí estuvieron Iglesias y Rivera. Además, diversas encuestas pronostican que el Partido Socialista podría caer a la tercera posición y ser superado por Podemos, por lo que un cara a cara habría podido ser la “oportunidad perfecta” –según fuentes socialistas- para dar fuelle a una campaña bipartidista en la que Sánchez siga siendo la principal alternativa.

El Partido Popular metió la negociación en el congelador y en todo momento remitió la responsabilidad en Jorge Moragas, el director de campaña.  Desde el partido del Rajoy creen que un nuevo debate solamente con el socialista podría no convenir tampoco a la estrategia de la fuerza política conservadora, sobre todo en caso de volver a perder.

Por lo pronto, los responsables de las campañas de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos podrán empezar a negociar el día y las condiciones del debate entre sus cuatro candidatos, mientras las diferentes cadenas de televisión se disputan la emisión de la contienda.

Las elecciones del 26 de junio son las primeras que se repiten en la historia reciente de España como consecuencia del fracaso de las negociaciones entre las fuerzas políticas a la hora de formar Gobierno.

En diciembre, el PP quedó en primera posición con 123 escaños de los 350 que tiene el Congreso de los Diputados. Le siguió, con 90, el PSOE. En tercer y cuarto lugar se situaron, respectivamente, el partido izquierdista Podemos (69) y el liberal Ciudadanos (40).