Presuntos radicales judíos incendian mezquita en Cisjordania

Riad al Malki, Ministro de Asuntos Exteriores de Palestina, pidió a la comunidad internacional intervenir y ponerle fin a los ataques que calificó de "racistas"

Ramala

Una mezquita en Cisjordania  fue incendiada esta madrugada, lo que pudo tratarse de un ataque premeditado de radicales judíos, dijeron hoy fuentes oficiales palestinas.

El ministro palestino para Asuntos Religiosos, jeque Yusef Deif, explicó que el suceso se registró en la aldea de Jaba, próxima a la ciudad cisjordana de Belén, cuando un grupo de colonos judíos asaltó la mezquita Huda, que resultó parcialmente quemada y "pintada" con consignas escritas en Hebreo y una estrella de David

El incendio a la mezquita de Yaba no causó heridos, pero, de acuerdo a algunos testigos, los atacantes escribieron leyendas como "Política de Precio", con la que ultranacionalistas judíos llevan a cabo agresiones contra palestinos en respuesta a políticas contrarias a sus intereses.

Autoridades palestinas condenan ataques

El máximo representante de la ley islámica en Jerusalén, el muftí Mohamed Husein, condenó hoy la quema de una mezquita en  Cisjordania 

Las autoridades israelíes están cambiando los lugares santos musulmanes "como parte de la campaña electoral de la derecha israelí", denunció el muftí en un comunicado, en referencia al acto que, según testigos, fue perpetrado por un grupo de judíos radicales que atacaron por la noche la mezquita de Huda, en la localidad cisjordana de Yaba, próxima a Belén.

Como recordó el ministro de Asuntos Religiosos palestinos, el jeque Yusef Deif, el ataque coincidió con el vigésimo primer aniversario de la masacre de la mezquita Ibrahim, en Hebrón, lugar venerado por los judíos como la "Tumba de los Patriarcas", por contener los cenotafios de varios patriarcas bíblicos.

En un comunicado, el Ministro Asuntos de Exteriores palestino, Riad al Malki, dijo que actos como el ataque a la mezquita "apuntan a disputas religiosas y crean la atmósfera para una guerra religiosa".

"Estas acciones muestran claramente que el índice de fanatismo dentro de la sociedad israelí está creciendo", aseguró, y responsabilizó al Gobierno de Israel "de este crimen fascista y racista", al tiempo que pidió la intervención de la comunidad internacional para ponerles fin.

En Gaza, el portavoz del movimiento islamista Hamás, Sami Abu Zuhri, expuso en una nota de prensa que la quema del templo "representa una imagen del terrorismo israelí practicado por el primer ministro, Benjamin Netanyahu, en el día a día contra el pueblo palestino".

También desde la Franja, el grupo Yihad Islámica condenó el ataque y afirmó que el "terrorismo israelí nunca ha dejado de dirigirse contra los musulmanes y sus lugares sagrados, y no sólo eso, también contra sus tierras, sus propiedades y su presencia en Palestina".

El presidente de los jueces palestinos, Mahmud Habash, culpó al Gobierno israelí de unos hechos que forman parte "de un episodio en marcha de racismo que muestra lo poco que le preocupan a la ocupación israelí y a los colonos los sitios musulmanes sagrados".

La Policía y el Ejército israelí dijeron conocer las informaciones sobre el ataque y que investigan las circunstancias.

Varias mezquitas en Cisjordania han sido atacadas del mismo modo en los últimos meses y en ellas se han dejado leyendas conocidas como la "política de precio" de los ultranacionalistas judíos.