Racismo en la policía de Ferguson no es un caso aislado: Obama

El presidente de Estados Unidos, quien recordará este sábado en Selma la marcha de Luther King hace 50 años, criticó el racismo policial contra la comunidad negra. 
Obama saluda a los asistentes después de hablar en el Benedict College de Columbia, Carolina del Sur
Obama saluda a los asistentes después de hablar en el Benedict College de Columbia, Carolina del Sur (EFE)

Washington

El presidente Barack Obama estimó hoy que las conductas racistas en que se denunció incurrió la policía local de Ferguson, Misuri (centro), no son comunes pero pueden darse en otras partes de Estados Unidos. "No creo que sea típico de lo que ocurre en el país, pero no es un incidente aislado", dijo Obama en una entrevista con la radio Sirus XM.

Obama se pronunció después de que el Departamento de Justicia descubrió un paquete de correos electrónicos racistas y evidencia de múltiples violaciones de los derechos humanos en Ferguson, un suburbio cercano a San Luis, donde un policía mató a tiros a un adolescente negro desarmado el 9 de agosto de 2014.

La muerte de Michael Brown desató varias semanas de protestas en varias ciudades contra el racismo y abusos de la policía contra la comunidad negra, algunas de las cuales derivaron en disturbios. "Hay circunstancias en las que la confianza entre comunidades y la aplicación de la ley se ha roto", comentó Obama.

"Individuos o departamentos enteros pueden no tener el entrenamiento o la responsabilidad para asegurarse de que están protegiendo y sirviendo a todas las personas y no solo a algunas", añadió el presidente, antes de partir a Carolina del Sur para participar en un encuentro en la escuela secundaria Benedict College, de larga tradición afroamericana.

El presidente afirmó que este asunto requiere "una acción y movilización colectiva" y que una reforma policial en este sentido debe ser una de las principales tareas del movimiento de derechos civiles 50 años después de las marchas que lograron un cambio.

El Departamento de Justicia concluyó que en los últimos dos años los ciudadanos afroamericanos de Ferguson, que suponen el 67 % de la población, fueron objeto del 85 % de las detenciones de tráfico, el 93 % de los arrestos y el 88 % de los casos en los que la Policía empleó la fuerza.

Obama, que también habló del caso preguntado por la audiencia en Carolina del Sur, señaló que este informe revela una situación "opresiva y abusiva" y ha dejado en evidencia un "sistema roto y de prejuicios raciales".

Pese a que el fiscal federal, Eric Holder, tildó de "arrasador" el informe sobre el departamento de policía de Ferguson, el gobierno determinó que no presentará cargos contra el policía blanco que mató a Brown. La familia del joven anunció que presentará una demanda civil contra el policía y el gobierno local de Ferguson.

Sin embargo, Holder, aseguró también hoy que el Departamento de Justicia utilizará toda su autoridad para reformar el Departamento de Policía de Ferguson, y no descartó desmantelarlo por completo. "Estamos preparados para utilizar todo el poder que tenemos para asegurar que la situación cambia allí", dijo el fiscal general.

La muerte de Brown también reactivó el debate nacional sobre las relaciones raciales y la aplicación de la ley. Obama convocó a un grupo de trabajo que ha emitido 60 recomendaciones a la policía para reconstruir la confianza con la comunidad.

Las medidas incluyen la introducción de investigaciones externas "en casos de abuso de la fuerza policial resultantes en muerte, oficiales involucrados en tiroteos que dejan heridos o muertos, o muertes en custodia".

Obama encabezará el sábado en Selma junto con su esposa, Michelle, y sus dos hijas, una marcha para conmemorar la que encabezó hace 50 años el líder de los derechos civiles Martin Luther King a favor del voto de los negros.

Aquella marcha pasó a la historia como el "Bloody Sunday" ("Domingo sangriento"), por la violenta represión policial que se saldó con 50 heridos, pero logró un giro de los derechos de los afroamericanos, un legado aún por concluir, señaló Obama.

"Selma no se trata solo de conmemorar el pasado, se trata de honrar el legado de quien ayudó a cambiar este país a través de sus acciones de hoy, aquí y ahora", subrayó el presidente ante decenas de estudiantes.