Quince muertos en ataques en Irak

La mayoría de los choques tuvieron lugares en la provincia de Al Anbar, donde el ejército iraquí está combatiendo desde principios de enero contra grupos extremistas y milicias sunitas ...
Un empleado iraquí de una imprenta fija en una estructura de madera un poster de campaña del ex gobernador de Bagdad, Salah Abdul Razzaq
Un empleado iraquí de una imprenta fija en una estructura de madera un poster de campaña del ex gobernador de Bagdad, Salah Abdul Razzaq (AFP)

Bagdad

Al menos quince personas, entre ellas cuatro miembros de las fuerzas de seguridad, murieron hoy y otras 26 resultaron heridas en distintos ataques en Irak, informaron a Efe fuentes médicas y policiales. Una fuente del hospital de la ciudad de Faluya, a 50 kilómetros al oeste de Bagdad, indicó que recibieron los cadáveres de ocho civiles y a dieciséis heridos por los bombardeos del Ejército contra una serie de barrios.

Además, hombres armados desconocidos mataron a tiros a dos civiles e hirieron a otros tres en la localidad de Hadiza, a 200 kilómetros al oeste de Ramadi, capital de la provincia occidental de Al Anbar, según una fuente de seguridad. En un suceso similar perdió la vida un oficial de las fuerzas antiterroristas cerca de su vivienda en la localidad de Hit, al oeste de Ramadi. El Ejército iraquí está combatiendo desde principios de enero contra grupos extremistas y milicias sunitas aliadas en Al Anbar, mientras que la mayoría sunita de esa provincia dice sufrir discriminación por parte de las autoridades.

Además, un soldado murió y otras siete personas, entre ellas un militar, sufrieron heridas en un doble atentado con coche bomba y en un ataque armado contra un puesto del Ejército en la ciudad de Mosul, capital de la provincia de Nínive ubicada al norte de Bagdad. En una tienda de Mosul, un grupo armado asesinó por disparos a un oficial del Ejército, a un soldado y al dueño del establecimiento, agregó la fuente.

Irak sufre un repunte de la violencia confesional y de los atentados terroristas, que causaron en 2013 la muerte de 8,868 personas, de las que 7,818 eran civiles, según cifras difundidas por la ONU.