Queman edificios en Mandalay durante la violencia interreligiosa birmana

Según las autoridades, nadie resultó herido o muerto durante los últimos incidentes.

Bangkok

Varios edificios, entre ellos un colegio, fueron quemados anoche durante los enfrentamientos que tienen lugar en Mandalay, en el centro de Birmania, entre la mayoría budista y la minoría musulmana, que al menos han causado dos muertos y 14 heridos en los últimos días, publican hoy medios locales.

Un grupo de budistas, armados con palos y piedras, prendieron fuego en la noche del sábado a varias casas en el barrio musulmán de la ciudad tras acudir al entierro de un varón, de 36 años, de esa confesión, quien falleció durante los disturbios iniciados las noche del martes.

Según las autoridades, nadie resultó herido o muerto durante los últimos incidentes.

A pesar de que el pasado jueves las autoridades impusieron el toque de queda y reforzaron sus posiciones a lo largo de la ciudad, la segunda con más población del país, los actos violentos han continuado cada noche.

La otra víctima mortal es un musulmán, de 49 años, propietario de una tienda de bicicletas y activista para el diálogo interreligioso, quien murió apaleado cuando se dirigía a una mezquita para participar en la plegaria matutina.

Al menos cuatro personas han sido detenidas por actos relacionados con la violencia.

La información divulgada el lunes pasado en un blog sobre la violación de una mujer budista por varios musulmanes, delito que la policía no ha confirmado, desató los enfrentamientos.

En 2012 más de 160 personas murieron y 120.000 fueron desplazadas por la ola de enfrentamientos entre budistas y musulmanes ocurridos en el estado de Rakhine, en el oeste del país, tras la violación y asesinato de una mujer budista supuestamente por musulmanes.

La violencia sectaria continuó en 2013 y se extendió a otras partes del país, como en la ciudad de Meiktila, en el centro, donde 43 personas fueron asesinadas, entre ellas varios niños de una escuela islámica que fueron apaleados y quemados por una multitud.

Birmania tiene cerca de 60 millones de habitantes, de los que el 89 % son budistas, un 4 % musulmanes y el resto de otras religiones.