Al Qaeda reivindica ataque en hotel de Burkina Faso

Al menos veinte personas murieron en el ataque a un restaurante frecuentado por occidentales en Uagadugú, mientras sesenta rehenes eran liberados en un asalto en curso de las fuerzas de seguridad.
Un sobreviviente del asalto al café Capuccino es asistido por personal sanitario en Uagadugú
Un sobreviviente del asalto al café Capuccino es asistido por personal sanitario en Uagadugú (AFP)

Uagadugu

Hombres armados mataron esta noche a al menos 20 personas en un ataque reivindicado por Al Qaeda contra lugares frecuentados por occidentales en Uagadugú, donde un asalto en curso de las fuerzas de seguridad logró liberar unos sesenta rehenes retenidos por los atacantes en un hotel.

Las fuerzas armadas y de seguridad lanzaron el asalto poco antes de las 02:00 horas en el hotel Splendid, establecimiento de lujo del centro de la capital burkinesa, donde varios atacantes se habían atrincherado, tuiteó el embajador de Francia, Gilles Thibault.

"El asalto comenzó, las diferentes partes de las fuerzas armadas y de seguridad se repartieron las misiones", escribió. Varios militares franceses se encontraban en el lugar del asalto, donde un corresponsal de la AFP escuchó disparos esporádicos.

Unas dos horas después, un ministro burkinés anunció que 30 personas pudieron salir del hotel "sanas y salvas", entre ellos el ministro de Trabajo Clément Sawadogo, y que otros 33 heridos tuvieron que ser evacuados durante el asalto.

"Hay muertos, pero no tenemos todavía las cifras", aseguró a la AFP el ministro de Comunicación, Rémis Dandjinou, quien indicó que "el asalto sigue todavía en curso con las fuerzas burkinesas apoyadas por las fuerzas especiales francesas".

Estados Unidos, que dispone de 75 militares en este país comprometido con la lucha contra los yihadistas en el Sahel, había indicado previamente que apoyaría a las fuerzas francesas alrededor del hotel.

Este ataque, que llega casi dos meses después de un atentado similar en Malí, se produjo hacia las 19:45 horas, cuando se registraron disparos y explosiones en el sector del Splendid y del vecino café restaurante Cappuccino, dos establecimientos del centro de Uagadugú apreciados por los occidentales.

Los bomberos lograron controlar un incendio declarado hacia la 01:00 horas de la noche en el vestíbulo del hotel, donde se encontraban un número desconocido de clientes y miembros del personal. En el Splendid, que cuenta con 147 habitaciones, se hospedan frecuentemente occidentales y personal de las agencias de Naciones Unidas.

Un empleado del café Cappuccino indicó a la AFP "varios muertos" en el ataque contra este establecimiento, mientras que el director del principal hospital de Uagadugú evocó un primer balance de "unos veinte muertos". Entre los muertos hay "más blancos que negros", añadió el director, citando a una herida.

AQMI reivindica el ataque

Los autores del ataque eran, en apariencia, tres hombres armados que portaban turbantes, según pudo distinguir el periodista de la AFP, aunque un testigo aseguró que se trataba de cuatro asaltantes "con turbantes y de tipo árabe o blanco". Las fuerzas de seguridad acordonaron el barrio, donde una decena de coches se incendiaron durante la noche.

El grupo yihadista AQMI reivindicó el ataque, que lo atribuyó a su filial Al Murabitun del jefe yihadista Mojtar Belmojtar, según el centro estadunidense de vigilancia de sitios islamistas (SITE). La embajada de Francia evocó rápidamente un "ataque terrorista".

Este ataque inédito en la capital de Burkina Faso, país de mayoría musulmana (60%), constituye un desafío para el presidente Roch Marc Christian Kaboré, recientemente elegido tras un período de transición en ocasiones caótico. Kaboré presidirá un consejo de ministros extraordinario el sábado por la mañana para analizar la situación, informaron ministros burkineses.

El país, "punto de apoyo permanente" de la operación francesa Barkhane, ya ha sido el blanco de operaciones yihadistas. Un primer ataque ya se produjo este viernes por la tarde en el norte del país, cerca de la frontera con Malí, donde murieron un gendarme y un civil, indicó durante la noche el ejército burkinés.

Como en Bamako

El ataque se produce a menos de dos meses del atentado yihadista contra el hotel Radisson Blu en la capital de Malí, Bamako, que dejó 20 muertos, entre ellos 14 extranjeros el pasado 20 de noviembre.

Los atacantes retuvieron durante varias horas unos 150 clientes y empleados del hotel como rehenes antes de una intervención de las fuerzas malíes, apoyadas por fuerzas especiales francesas y estadunidenses, así como por agentes de Naciones Unidas. Dos asaltantes murieron.

Dos grupos reivindicaron el asalto de Bamako: Al Murabitun y posteriormente el Frente de Liberación de Macina (FLM, movimiento yihadista malí). Tras estos ataques, los servicios consulares franceses en Burkina Faso extendieron su "zona roja" de peligrosidad, desaconsejando viajar a gran parte de este país. Aunque la capital no estaba incluida, París recomendaba prudencia. Fuentes de seguridad habían sugerido la hipótesis de ataques yihadistas en la región.