Al Qaeda toma puestos fronterizos sirios con Jordania

La conquista de los rebeldes tuvo lugar el mismo día en que el Estado Islámico penetró por primera vez en Damasco para apoderarse de la mayor parte del campamento palestino de Yarmuk.
Varias furgonetas con alimentos, en el campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk, en Damasco, tomado en parte hoy por el EI
Varias furgonetas con alimentos, en el campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk, en Damasco, tomado en parte hoy por el EI (EFE)

Damasco

Los rebeldes sirios del brazo local de Al Qaeda tomaron control hoy del último puesto de control de la frontera con Jordania que aún estaba en manos del régimen de Damasco, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Por otra parte, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) penetró por primera vez en Damasco, bastión del régimen sirio, y se apoderó de la mayor parte del campamento de refugiados palestinos de Yarmuk.

"Grupos armados, aglutinados por el Frente Al Nusra, que recientemente anunció su adhesión a Al Qaeda, tomaron control del punto de control de Nasib, en la frontera con Jordania, que estaba todavía bajo control de los soldados de Damasco, dijo el director de la ONG, Rami Abdel Rahmans.

Nasib era el último paso fronterizo con Jordania que seguía en manos de los soldados de Damasco, tras la toma del puesto de Al Jamarek, en octubre de 2013. Por el puesto fronterizo de Nasib, denominado Jaber en el lado jordano, pasan todas las mercancía producidas en el sector gubernamental con destino a Jordania y a los países del Golfo.

En Damasco, EI dio un asalto fulminante y se apoderó de la mayor parte del campamento de Yarmuk, barrio del sur de la capital siria, explicó a la AFP el director de asuntos políticos de la OLP en Siria, Anuar Abdel Hadi.

El responsable palestino indicó que los combates continuaban en ciertos sectores entre yihadistas y grupos armados palestinos. Es la primera vez que la organización yihadista, que controla desde 2013 grandes territorios del norte del país, penetra hasta la capital siria.

Yarmuk, situado a unos siete kilómetros de Damasco, es el campamento palestino más grande de Siria; antes de la guerra contaba con 160 mil habitantes, de los que quedan 18 mil.

Los habitantes sufren carestía de comida, agua y medicamentos debido a un asedio casi total impuesto desde hace más de un año por el régimen. En febrero de 2014, los grupos rebeldes sirios se retiraron del campamento tras alcanzar un acuerdo con las organizaciones palestinas armadas antirrégimen.

Bombardeo del campamento

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) también confirmó que el grupo extremista controlaba "gran parte" del campamento tras librar combates contra un grupo armado palestino hostil al régimen del presidente sirio Bashar al Asad.

Los yihadistas llegaron procedentes de la localidad rebelde Hajar al Aswad, contigua al campamento. Según esta oenegé, el ejército sirio bombardeaba Yarmuk con artillería y aviación, y también Hajar al Aswad.

La irrupción de EI en el conflicto sirio ha complicado la situación: si bien el grupo extremista considera al régimen de Damasco su enemigo, también combate contra los otros grupos rebeldes para lograr la hegemonía territorial.

Según un militante de Yarmuk, el EI lanzó la ofensiva tras la detención en el campamento de dos de sus miembros sospechosos de estar implicados en el asesinato de un responsable del Hamas palestino, un asesinato imputado a EI.

Según esta fuente y el OSDH, el grupo que trata de resistir a EI en Yarmuk es la falange Aknaf Beit al Maqdess, cercana a Hamas. Las intenciones de EI al asaltar este campamento no estaban claras por el momento.

Combates cerca de Jordania

En el sur de Siria, donde las fuerzas del presidente Bashar al Asad batallan contra diferentes grupos rebeldes desde hace más de cuatro años, los insurgentes lograron hacerse con el último puesto fronterizo con Jordania una semana después de la toma por los rebeldes de los sectores chiitas de Bosra Al Cham (sur).

El ejército intentó expulsarlos sin éxito con barriles explosivos y de obuses lanzados por la aviación, principal baza del régimen en la guerra contra los insurgentes.

Frente a este revés, el ejército sirio, ayudado por el Hezbolá libanés, ha conquistado las colinas que rodean Zabadani, ciudad rebelde a unos 50 km al noroeste de Damasco y fronteriza con Líbano.

El OSDH asegura que las tropas de Bashar al Asad también avanzaban al oeste de Zabadani, en la región de Qalamun. Según una fuente de seguridad, el objetivo es cerrar todos los puntos de paso de armas entre Siria y Líbano.