Alerta Putin contra suministro de armas a Ucrania por parte de Israel

El presidente ruso insistió en que los sistemas S-300 que Rusia suministrará este año a Irán "tienen un carácter exclusivamente defensivo y no socavan la capacidad defensiva de Israel".

Moscú

El presidente ruso, Vladímir Putin, alertó hoy contra el suministro de armamento letal a Ucrania por parte de Israel, después de que Moscú y Teherán acordaran esta semana la entrega de misiles antiaéreos S-300.

"Sería contraproducente si hablamos de armamento letal. Esto sólo nos conducirá a una nueva escalada del enfrentamiento, a un mayor número de víctimas y el resultado será el mismo", dijo Putin en declaraciones a la televisión pública.

Putin insistió en que los sistemas S-300 que Rusia suministrará este año a Irán "tienen un carácter exclusivamente defensivo y no socavan la capacidad defensiva de Israel".

Este fue precisamente el argumento que el líder ruso expuso esta semana durante una conversación telefónica al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien considera que esos misiles ponen en peligro la seguridad de Israel y de todo Oriente Medio.

Al mismo tiempo, Putin admitió hoy que las autoridades israelíes "tienen derecho a hacer lo que consideren oportuno".

Según informó la prensa, Israel se plantea responder a Rusia con el suministro de armamento a Ucrania, país que sigue reforzando su arsenal pese al alto el fuego con las milicias prorrusas que rige en el este del país desde el 15 de febrero.

Hasta ahora, Israel se había negado a suministrar armamento a Ucrania y también a Georgia para no estropear las buenas relaciones que mantiene con Rusia.

Al respecto, Putin aseguró esta semana que Rusia siempre ha tenido en cuenta las preocupaciones de Israel, motivo por el que Moscú suspendió en su momento la entrega de los S-300 a un país árabe, muy probablemente Siria, aunque no llegó a mencionar su nombre.

No obstante, los expertos consideran que la venta de los S-300 podría afectar a las relaciones bilaterales, más aún que cuando en 2005 Moscú exportó a Teherán baterías antiaéreas Tor M-1, operación que entonces Israel tachó de "puñalada en la espalda".

Los S-300, análogos a los Patriot norteamericanos, permitirán a Irán hacer frente a una posible invasión israelí o estadounidense con cazas de la clase Stealth, helicópteros, bombarderos y misiles balísticos, según expertos.

Los israelíes temen que esas baterías, que tienen un alcance de hasta 200 kilómetros, permitan a Irán contar en breve con un invulnerable escudo antimisiles para defender sus infraestructuras vitales ante un posible ataque exterior.