Putin simula ser un "tipo duro", pero la relación no es gélida: Obama

El presidente estadunidense afirmó que en las reuniones con su par ruso "hay mucho humor" en una entrevista con la cadena NBC que mañana se publicará entera.
Vladimir Putin (d), con su par chino, Xi Jinping, hoy en Sochi
Vladimir Putin (d), con su par chino, Xi Jinping, hoy en Sochi (AFP )

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo hoy que su homólogo ruso, Vladimir Putin, quiere parecer "un tipo duro" pero en realidad en sus reuniones hay "mucho humor", por lo que desmintió la extendida idea de que la relación entre ambos es "gélida". "No la describiría como gélida. Lo cierto es que en nuestras reuniones hay mucho intercambio, hay una sorprendente cantidad de humor, mucho toma y daca", explicó Obama en una entrevista con la cadena NBC, de la que se emitieron hoy los primeros fragmentos y que el viernes se publicará entera.

Las declaraciones llegan en la víspera de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi (Rusia), una cita internacional que pone a prueba la relación entre los gobiernos de Obama y Putin, cuyo trabajo coordinado es clave para garantizar la seguridad en una competición sobre la que planean amenazas terroristas. En la entrevista de hoy, Obama trató de rebatir la opinión generalizada de que su relación con Putin es fría y esgrimió que eso es lo que puede dar a entender el comportamiento del líder ruso, que quiere parecer "un tipo duro", pero esto no se corresponde con la realidad.

"Él tiene un estilo público en el que le gusta recostarse y parecer un poco aburrido durante las entrevistas conjuntas. Creo que es de ahí de donde se extraen esas percepciones", consideró el mandatario estadunidense. "Quiere parecer un tipo duro", concluyó. También en la NBC, Obama dijo hoy que Rusia tiene "un gran reto" en garantizar la seguridad de los Juegos, una competición que acoge desde mañana y hasta el día 23 la ciudad de Sochi, y subrayó que su administración trabaja "constantemente" con las autoridades de ese país.

La guerrilla islamista del Cáucaso y otros grupos extremistas amenazan desde hace meses con abortar los Juegos, unos mensajes que se han intensificado al acercarse la cita olímpica. Estados Unidos ha ofrecido repetidamente su colaboración a Rusia, sobre todo después de que dos atentados suicidas acabaran con la vida de treinta personas a finales del 2013 en la ciudad de Volgogrado, también en el sur del país.