Putin promete “aniquilar” a terroristas de Volgogrado

En su mensaje de Año Nuevo a los rusos, el presidente afirma que los autores intelectuales de los dos atentados que dejaron 34 muertos serán encontrados para su “total destrucción”.
El mandatario de Rusia recibió el 2014 en la ciudad de Jabarovsk, fronteriza con China y cercana a Japón.
El mandatario de Rusia recibió el 2014 en la ciudad de Jabarovsk, fronteriza con China y cercana a Japón. (Aleksey Nikolskyi/AFP)

Moscú

El presidente ruso, Vladimir Putin, juró ayer combatir a los “terroristas hasta su completa aniquilación”, en su primer comentario público sobre los atentados suicidas en la sureña ciudad de Volgogrado, que dejaron 34 muertos y decenas de heridos.

“Seguiremos luchando contra los terroristas de forma segura, despiadada y consecuente hasta su total destrucción”, advirtió Putin en la ciudad de Jabarovsk, en el lejano oriente ruso, donde celebró la llegada del año 2014.

En su intervención, emitida anoche por la televisión rusa con motivo del Año Nuevo, Putin llamó a “inclinar la cabeza ante las víctimas de los crueles atentados terroristas”.

“Este año hemos afrontado problemas, desafíos y duras pruebas, como los inhumanos actos terroristas de Volgogrado, así como a catástrofes sin precedentes en el extremo oriente. (En tales momentos) Rusia siempre ha cerrado filas y se ha mostrado unida”, recordó.

“Apoyaremos a todos los afectados, haremos todo lo planeado, restauraremos y reconstruiremos lo que haya que restaurar y reconstruir”, agregó.

Las víctimas recibirán honores de Estado de forma póstuma y el Kremlin puso a disposición de sus familiares ayudas inmediatas por unos tres millones de dólares. En las clínicas de Volgogrado y Moscú siguen internados 64 heridos.

Pese a los atentados del domingo y lunes pasados en Volgogrado, Putin instó a “celebrar al más alto nivel los Juegos Olímpicos y Paralímpicos (de invierno)” de la ciudad de Sochi, que comienzan en febrero próximo.

Precisamente, según todos los expertos, los Juegos de Sochi, que serán inaugurados el siete de febrero, son el auténtico objetivo de la guerrilla islamista, a la que pertenecerían los autores de los atentados.

Putin realizó estas declaraciones durante su viaje a Jabarovsk, a siete husos horarios respecto a Moscú, donde se encontró con damnificados por las inundaciones y donde realizó su discurso de Año Nuevo.

Curiosamente, el discurso de Año Nuevo de Putin fue difundido antes en las regiones más alejadas, como Magadan y Kamtchatka, y no mencionaba los atentados de Volgogrado.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, explicó que Putin rompió con una larga tradición al pronunciar dos discursos diferentes.

“Aquí (en Jabarovsk), deseó felicidades para el Nuevo Año y luego se convirtió en un discurso que marca la fecha. Así se rompió una larga tradición”, precisó Peskov

Por vez primera en varios años, el jefe del Kremlin ordenó reforzar la seguridad en todo el territorio nacional, después de los atentados suicidas en Volgogrado, uno contra una estación de trenes -el domingo- y otro contra un trolebús, el lunes.

Volgogrado, la antigua Stalingrado y a menos de 700 kilómetros de Sochi, así como las principales ciudades del territorio ruso, amanecieron con miles de efectivos policiales desplegados en sus calles y en particular en estaciones, aeropuertos y el metro.

En el marco de la operación antiterrorista Torbellino, la policía y el Ministerio del Interior han desplegado en Volgogrado unos cinco mil 200 agentes para hacer redadas en busca de personas relacionadas con las explosiones.

Ayer, la policía detuvo a decenas de sospechosos durante operativos en Volgogrado, aunque no se ha establecido si tienen o no conexión con ambas agresiones.

En tanto, las primeras víctimas de los atentados fueron enterradas ayer en Volgogrado, entre ellas el policía Serguei Nalibaiko, quien evitó que el suicida accediera el domingo al salón principal de la estación de trenes y causara un mayor número de muertos.

Hasta anoche, nadie había asumido la autoría de los actos terroristas, pero la policía cree que la explosión en la estación de trenes habría sido cometida por un joven de padre eslavo y madre tártara, Pavel Pechionkin, quien se convirtió al Islam y adquirió el nombre de Ansar Ar-rusi.

Al parecer, el presunto terrorista se escapó de casa en 2012 para enrolarse en la guerrilla islamista de la república norcaucasiana de Daguestán, parte de la Federación Rusa.

Las fuerzas de seguridad efectuaron la víspera un análisis de sangre a los padres de Pechionkin para poder realizar un examen genético y confirmar la identidad del suicida.

Mientras, en Daguestán dos personas murieron y cuatro policías resultaron heridos al estallar una bomba colocada bajo su auto. Allí grupos islamistas luchan por un estado independiente y casi a diario se producen enfrentamientos con las fuerzas de seguridad rusas.

PEKÍN CONFÍA EN SEGURIDAD DE SOCHI - EFE/Pekín

 -El gobierno de China aseguró ayer que Rusia “será capaz de garantizar la seguridad y el completo éxito de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi”, después de que los dos atentados de Volgogrado sembraron dudas.

“China apoya activamente a Rusia en la celebración de los Juegos de Sochi, y mantenemos cercana comunicación con la parte rusa al respecto”, dijo el vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying.

También añadió que China coopera intensamente con Rusia en la lucha antiterrorista, aunque declinó hablar de un posible ofrecimiento de ayuda a Moscú en materia de seguridad durante evento deportivo. A su vez, Estados Unidos sí ofreció el lunes la cooperación a Rusia para aumentar la seguridad en Sochi 2014 tras los atentados en la antigua ciudad de Stalingrado, en los que murieon más de 30 personas.

“Existe una amenaza sobre los juegos, así que pedimos a quienes participen en ellos que permanezcan vigilantes y cuiden su seguridad. Estamos preparados para ayudar a Rusia con la seguridad y Rusia está muy centrada en garantizar la seguridad en esta competición”, dijo la vocera adjunta del Departamento deEstado, Marie Harf.