Putin promete que Rusia saldrá de la crisis en dos años

El presidente ruso, que confesó "estar enamorado", criticó en su rueda de prensa anual a Occidente por comportarse como países "imperialistas" en el conflicto sobre Ucrania.
Vladimir Putin, durante la conferencia de prensa anual celebrada hoy en Moscú
Vladimir Putin, durante la conferencia de prensa anual celebrada hoy en Moscú (AFP)

Moscú

El presidente Vladimir Putin prometió hoy resolver en dos años la crisis monetaria que vive Rusia, aunque sin concretar con qué medios, y acusó a los países occidentales de comportarse como "imperialistas" en el conflicto sobre Ucrania.

Mientras Putin hablaba delante de periodistas rusos y extranjeros reunidos para su tradicional rueda de prensa anual, la Unión Europea anunció una nueva serie de sanciones para prohibir inversiones europeas en la península ucraniana de Crimea, anexada en marzo por Rusia.

La diplomacia rusa respondió afirmando que Crimea era una parte "inalienable" de Rusia. A pesar de que la intervención de Putin era muy esperada para responder a la crisis monetaria, el presidente casi no anunció nuevas medidas y dijo esperar que suban los precios del petróleo para que la situación mejore.

"En el caso más desfavorable para la coyuntura internacional, la situación puede durar dos años pero es posible que mejore antes" y de todos modos se solucionará de forma "inevitable", dado que la economía mundial sigue creciendo, explicó Putin.

"Vamos a utilizar las medidas empleadas con éxito en 2008", afirmó, aunque no quiso aventurarse sobre la evolución de la situación y consideró posible tanto una subida del rublo como una nueva caída ante "los numerosos factores de incertidumbre".

Aunque culpó a los "factores exteriores" de la crisis, y en particular la caída del precio del petróleo, reconoció que Rusia tiene parte de responsabilidad y que no ha diversificado lo suficiente su economía, muy dependiente de los hidrocarburos.

Al cierre de la bolsa, el rublo iba a la baja y se pagaban 61.69 rublos por un dólar y 75.70 rublos por un euro. Los dos índices de la bolsa de Mocú ganaban por su parte más del 4.5%.

En lo que va de año el rublo ha perdido 40% de su valor y la crisis se ha acentuado esta semana, hasta el punto que la prensa rusa explica que algunos proveedores e importadores han suspendido sus entregas a la espera de cómo evolucione la solución.

"Imperialismo" occidental

La crisis monetaria cierra un año complicado para Rusia, enfrentada a Occidente por el conflicto en Ucrania en la mayor crisis de este tipo desde la Guerra Fría. La rebelión prorrusa en el este de Ucrania ha alejado a Moscú del gobierno de Kiev pero también de Washington y Bruselas.

Lejos de cambiar de rumbo, Putin reafirmó hoy que Rusia tiene "razón" y que su estrategia en Ucrania es la correcta, acusando a las autoridades ucranianas de llevar a cabo una "operación de castigo" contra los rebeldes del este.

"Considero que tenemos razón en lo que respecta a la crisis Ucraniana. Y como ya dije, nuestros socios occidentales se equivocan", afirmó. Preguntado sobre el nuevo conflicto entre Rusia y Occidente 25 años después de la caída del muro de Berlín, Putin acusó a los occidentales de construir un nuevo muro.

"Se trata de un muro virtual pero que ya empieza a ser construido", dijo, y recordó lo que Rusia considera amenazas, como la ampliación de la OTAN a los países bálticos y el escudo antimisiles en Europa oriental.

"Nuestros socios [occidentales] no han parado. Decidieron que son ganadores, que ahora son un imperio y que el resto somos vasallos y que debemos ser arrinconados", aseguró. "El problema no es Crimea, es que defendemos nuestra independencia, nuestra soberanía y nuestro derecho a existir", añadió.

En un tono más personal, Putin, que habló durante 189 minutos, explicó que está enamorado y qué no sabe cuanto gana. "Todo va bien, no se preocupen", dijo sin revelar más detalles de su nueva pareja. En abril de 2013, Putin había anunciado públicamente su divorcio de su esposa Liudmila, madre de sus dos hijas, después de 30 años de matrimonio.

"Un amigo europeo, un gran dirigente, me preguntó el año pasado", comenzó a contar el hombre fuerte del Kremlin, antes de relatar el diálogo.

-"'¿Estás enamorado?'

"Yo le pregunto:

-"¿Eso qué quiere decir?"

"Él me responde:"

-"'¿Amas a alguien?'"

"Yo le contesto:"

-'Sí'

-"'¿Y eres correspondido?'"

-"Sí".

-"'Excelente.'"

"Y entonces tomamos un trago", dijo Putin ante las carcajadas de los periodistas. "Todo está bien, no se preocupen", agregó respecto a su vida privada.

El presidente ruso rara vez hace revelaciones sobre su vida familiar y sentimental. Este tema es tabú para la prensa rusa, que sin embargo le adjudica una relación con la ex campeona olímpica de gimnasia rítmica y directora de un importante grupo mediático partidario del Kremlin, Alina Kabaeva.

El único cotidiano --Moskovski Korrespondent-- que rompió esa regla en 2008, sugiriendo que Putin se había divorciado en secreto para contraer matrimonio con Kabaeva, anunció poco después que cerraba. En esa oportunidad, Putin había desmentido públicamente esos rumores, afirmando que "no había ni una palabra de verdad".