Putin habla de un "Estado" para rebeldes en Ucrania

El presidente de Rusia pide por primera vez un diálogo para abordar el estatus del sureste ucraniano, donde se deben considerar, dice, los intereses de la población de “Novorossia”.
Prácticas de tiro contra imágenes del líder Vladimir Putin en la ciudad ucraniana de Lviv (oeste).
Prácticas de tiro contra imágenes del líder Vladimir Putin en la ciudad ucraniana de Lviv (oeste). (Yuriy Dyachyshyn/AFP)

Moscú

El presidente ruso, Vladimir Putin, aludió ayer por primera vez a la posibilidad de que las regiones separatistas del este de Ucrania obtengan una categoría de Estado, cuyo término no definió, pese a las presiones de los occidentales.

“Debemos empezar inmediatamente conversaciones sustanciales (...) sobre cuestiones de organización política de la sociedad y sobre la categoría de Estado del sureste de Ucrania con el objetivo de proteger los intereses legítimos de sus habitantes”, dijo Putin, citado por las agencias de prensa rusas, en un programa de tv en el oriente del país.

Putin no aclaró el término de categoría de Estado, pero su vocero, Dimitri Peskov, matizó las declaraciones, al considerar que no se trataba de dar el estatuto de Estado a las regiones rebeldes sino que Ucrania debía “tomar en cuenta los intereses de Novorossia”.

El viernes Putin ya había alabado los avances de los separatistas pro rusos en un mensaje destinado a los “insurgentes de Novorossia”, la Nueva Rusia, la misma palabra que usó tras anexar a Crimea en marzo, al aludir a las zonas rusohablantes del este y el sur de Ucrania.

Rusia hasta ahora había reclamado que Ucrania diera mayores derechos a las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk, bajo un sistema federal descentralizado.

En la entrevista grabada el viernes, Putin no mencionó la amenaza de nuevas sanciones contra Moscú por parte de los occidentales.

Los líderes de la Unión Europea, reunidos el sábado de urgencia en Bruselas, exigieron a Rusia “retirar todas sus fuerzas militares” de Ucrania y dijeron estar dispuestos a tomar “mayores medidas”.

Putin también responsabilizó a los occidentales del conflicto en Ucrania, acusándolos de haber apoyado un “golpe” en febrero pasado contra el entonces presidente ucraniano, Viktor Yanukóvich, pro Kremlin.

“Deberían haber sabido que Rusia no puede quedarse al margen cuando se dispara a gente casi a quemarropa”, declaró Putin, añadiendo que no tenía en mente “el Estado ruso sino a los rusos”.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, advirtió el sábado que Ucrania y Rusia estaban acercándose a un “punto de no retorno”, en alusión a “una guerra a gran escala”.

Señal de la implicación del ejército ruso en el conflicto, Ucrania capturó hace una semana a diez paracaidistas rusos que intercambió ayer por 63 soldados ucranianos.

En tanto, previo a la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Gales, Reino Unido, 4 y 5 de septiembre, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama eligió hacer una sola parada en Estonia con un único objetivo: advertir a su par ruso Vladimir Putin contra la tentación de atacar a un país de la alianza, por pequeño que sea.

Además de reunirse con el presidente estonio, Thomas Hendrik Ilves, Obama se encontrará en Tallin con la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaité, y su par de Letonia, Andris Berzins. Los tres países vivieron décadas bajo la ocupación soviética hasta 1991, antes de unirse a la Alianza en 2004.

Obama anunció además que el 18 de septiembre recibirá en la Casa Blanca a su par ucraniano, Petro Porochenko.

El mensaje

En momentos en que  Occidente denuncia “las acciones militares ilegales” de Rusia en el este de Ucrania, el presidente de EU, Barack Obama, quiere enviar un mensaje este 3 de septiembre desde Tallin, Estonia.

Su posición es a favor del compromiso “indudable” de EU con el artículo 5 de la Alianza militar occidental, la OTAN, que dice que los países miembro están obligados a rescatar a uno de los suyos en caso de ataque.

Es la primera vez desde su llegada al poder, en 2009, que Obama viaja a un país báltico. El único presidente de EU en ejercicio que visitó Estonia fue George W. Bush.