Putin dice que respetará los resultados en Ucrania

El mandatario ruso asegura que quiere "que vuelva la calma" a la ex república soviética, por lo que aceptará las elecciones a la presidencia de mañana.
En el Foro Económico de San Petersburgo, el jefe del Kremlin afirmó que sus “amigos estadunidenses” respaldaron un golpe de Estado en Kiev.
En el Foro Económico de San Petersburgo, el jefe del Kremlin afirmó que sus “amigos estadunidenses” respaldaron un golpe de Estado en Kiev. (Mikhail Klimentyev/Reuters)

San Petersburgo y Kiev

El presidente ruso Vladímir Putin aseguró ayer que "respetará" los resultados de la elección presidencial de mañana en Ucrania, pero alertó que el país ex soviético se encuentra en situación de "verdadera guerra civil".

"Según la Constitución no puede haber elección porque el presidente [destituido Víktor] Yanukóvich (...) es el presidente en ejercicio", declaró Putin en el Foro Económico de San Petersburgo.

Pero "nosotros también queremos que vuelva la calma (en Ucrania), vamos a respetar la elección del pueblo ucraniano", añadió, y aseguró que Moscú "trabajará con las nuevas autoridades".

Putin denunció también un "golpe de Estado" respaldado por "nuestros amigos estadunidenses", en referencia al movimiento de protesta en Kiev que provocó la destitución de Yanukóvich y su huida a Rusia a finales de febrero.

"El resultado es el caos y una verdadera guerra civil", lamentó.

El canciller ucraniano Andréi Deshitsa, saludó las declaraciones de Putin y dijo que esperaba que fueran "seguidas por actos".

Como marco de las declaraciones de Putin, siete personas murieron el viernes en combates entre separatistas pro rusos y el ejército ucraniano cerca de Donetsk (este), al día siguiente de la muerte de 18 soldados, la peor pérdida del ejército desde el inicio de la operación militar destinada a retomar el control del oriente del país.

La ciudad de Slaviansk, bastión símbolo del separatismo pro ruso, también registró combates a medida que se acercaba la elección de mañana, comicios clave para el futuro de Ucrania después de seis meses que llevaron al país al borde de la partición.

Los enfrentamientos han dejado más de 150 muertos, entre soldados, separatistas y civiles, según un recuento de algunas agencias de noticias.

En Kiev, la violencia empañó el fin de la campaña electoral que concluyó a medianoche. El gran favorito en los comicios, el multimillonario pro occidental Piotr Poroshenko, anuló su último mitin en la capital "debido a la tragedia" de la muerte de 18 soldados.

Según un último sondeo, Poroshenko confirma su avance con más de 44% de la intención de voto ante la ex primera ministra e icono de la revolución de 2004, Yulia Timoshenko (8%).

En un breve discurso televisado, el presidente interino Olexandre Turchínov, llamó a "todos" los ucranianos a acudir mañana a las urnas para dar un "poder legítimo" al país.

El jefe del Consejo de Seguridad Nacional y de Defensa, Andréi Paroubie, reconoció que "habrá problemas" en la organización de los comicios en Donetsk, Lugansk y Slaviansk.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]