Putin firma decreto que reconoce independencia de Crimea

Mientras los países occidentales, principalmente EU, la UE y Canadá, imponen sanciones a altos funcionarios rusos y ucranianos, Crimea se vuelca hacia Moscú y el presidente ruso, lejos de ...
Un hombre toca el acordeón mientras la gente celebra el resultado del referéndum de Crimea en Sebastopol
Un hombre toca el acordeón mientras la gente celebra el resultado del referéndum de Crimea en Sebastopol (AFP)

Washington, Moscú

Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá anunciaron hoy sanciones contra altos funcionarios rusos y ucranianos, como forma de presionar a Moscú luego de que Crimea proclamara su independencia y su integración a Rusia. Estas decisiones de países aliados no amedrentaron al presidente ruso Vladimir Putin, quien firmó el decreto con el que reconoce la independencia de la República ucraniana de Crimea, informaron agencias rusas. En respuesta a estos hechos, Kiev lanzó una movilización parcial de sus tropas y llamó a su embajador en Rusia.

Las sanciones occidentales, anunciadas prácticamente en simultaneo desde Washington y Bruselas, y un poco más tarde desde Ottawa, involucran a una cantidad acotada de autoridades rusas y ucranianas, y en principio no conciernen al presidente ruso, aunque sí a sus asesores cercanos. La Casa Blanca apuntó contra once personas: siete rusas y cuatro acusadas de colusión con Rusia en Ucrania, entre las cuales el depuesto presidente Víktor Yanukovich y un consejero, así como dos dirigentes separatistas de Crimea, Serguei Axionov y Volodimir Konstantinov.

Entre los rusos, cuyos eventuales haberes en Estados Unidos quedan congelados, figura el viceprimer ministro Dimitri Rogozin, la presidenta del Consejo de la Federación (cámara alta del parlamento ruso), Valentina Matvienko, quien rechazó las sanciones, así como dos consejeros cercanos de Putin (Vladislav Surkov y Serguei Glazyev) además de dos legisladores de la Duma. El presidente estadunidense Barack Obama advirtió que estaba dispuesto a imponer sanciones adicionales si Moscú no cambiaba de actitud.

"Nuevas provocaciones no harán más que aumentar el aislamiento de Rusia y disminuir su estatura en el mundo", dijo, mientras que la Casa Blanca advirtió que "los actos de violación de la soberanía y de la integridad territorial de Ucrania tienen consecuencias". Sin embargo desde Rusia, la reacción no se hizo esperar: "Camarada Obama, ¿y qué se supone que pasa con los que no tienen ni cuenta, ni propiedad en el exterior? ¿Acaso no se le había ocurrido?", reaccionó con ironía Rogozin.

El primer ministro canadiense Stephen Harper se sumó al pronunciamiento de Estados Unidos y la UE señalando que imponía sanciones contra siete autoridades rusas y cuatro ucranianas por "su responsabilidad en la crisis" en curso, entre las cuales mencionó a Rogozin, Axionov y el presidente del parlamento de Crimea, Víktor Medvedchuk. En paralelo, los ministros de Relaciones Exteriores europeos "decidieron sanciones -- restricciones de visas o congelamiento de haberes -- contra 21 autoridades ucranianas y rusas", anunció el ministro lituano Linas Linkevicius.

Por ahora, ningún ministro del gobierno ruso fue sancionado, informaron diplomáticos, aunque Linkevicius precisó que la Unión Europea adoptaría "sanciones adicionales en los próximos días". Al llegar hoy a Bruselas para su reunión mensual, todos los ministros europeos de Asuntos Exteriores expresaron firmeza. "Estamos procurando enviar el mensaje más fuerte posible a Rusia, para que comprenda la gravedad de la situación" tras el "llamado referendo" en Crimea, que votó por unirse a Rusia, dijo la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

Si bien no se habían visto sanciones de este tipo en la historia ruso-estadunidense desde el derrumbe de la Unión Soviética en 1991, los europeos consideran que todavía se está a tiempo de hallar una solución política. "Es necesario demostrar mucha firmeza y al mismo tiempo hallar vías para el diálogo sin llevar adelante una escalada", declaró el ministro francés de Relaciones Exteriores Laurent Fabius.

Descartada la opción militar, los occidentales cuentan con el impacto del creciente aislamiento internacional ruso. Así conservan la posibilidad de imponer sanciones económicas y comerciales, que podrían tener consecuencias importantes dado que Estados Unidos y la Unión Europea son dos de los tres principales aliados de Moscú.

Mientras el presidente ruso tiene previsto referirse al tema el martes, las autoridades separatistas de Crimea quemaron por su parte algunas etapas, con la proclamación de su independencia y el pedido de anexión dirigido a Moscú, sumado a la disolución de las unidades militares ucranianas y la adopción del rublo como moneda. Según resultados definitivos, cerca del 97% de los votantes eligieron la anexión de Crimea a Rusia.

En respuesta, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon se manifestó "muy decepcionado y preocupado" por el resultado del referéndum y pidió una solución política que incluya "el respeto de la unidad y soberanía de Ucrania", según su portavoz. Pero Crimea ya se volcó hacia Moscú. Según su parlamento, las leyes ucranianas ya no se aplican y Kiev ya no tiene ninguna autoridad en el territorio. Konstantinov precisó que las unidades militares ucranianas en Crimea "serían disueltas" y que los soldados ucranianos deberían "aliarse o irse".

Crimea pasará el 30 de marzo al huso horario de Moscú, indicó el primer ministro prorruso Serguei Axionov, antes de partir hacia la capital rusa. En Kiev el parlamento ucraniano aprobó una movilización parcial de sus fuerzas armadas para afrontar la "injerencia de Rusia en los asuntos internos de Ucrania", un día después de un referéndum que el presidente interino Olexandre Turchinov tildó de "gran farsa". Los diputados también aprobaron una partida de unos 530 millones de euros adicionales para garantizar la aptitud para el combate de las fuerzas armadas. Los soldados ucranianos desplegados en Crimea "seguirán ahí", afirmó el ministro ucraniano de Defensa Igor Teniuk.

En Moscú por lo contrario, prácticamente todos los medios saludaron los resultados del referéndum. El ex presidente soviético Mijail Gorbachov también saludó los resultados. "Hasta ahora, Crimea había estado unida a Ucrania en virtud de las leyes soviéticas, tomadas sin preguntarle al pueblo. Ahora, el pueblo (crimeo) ha decidido rectificar ese error", dijo el ex mandatario al criticar también la imposición de sanciones.