Putin busca en China un apoyo ante los occidentales

El presidente ruso y su par chino, Xi Jinping, acordaron hoy en Shanghai fortalecer sus vínculos, cuando ambos países son cuestionados por su papel en conflictos territoriales como Ucrania y ...
Putin y el presidente chino, Xi Jinping (i), antes de la cena de esta noche en Shanghai
Putin y el presidente chino, Xi Jinping (i), antes de la cena de esta noche en Shanghai (AFP)

Shanghai

El presidente chino Xi Jinping y su homólogo ruso Vladimir Putin acordaron hoy en Shanghai fortalecer sus vínculos, en momentos en que tanto China como Rusia son objeto de vivas críticas sobre temas relacionados con disputas territoriales. Moscú atraviesa su peor crisis con Occidente desde la Guerra Fría, provocada por la anexión en marzo de la península ucraniana de Crimea y la insurrección separatista prorrusa en el este de Ucrania.

China por su parte se ha visto confrontada a vivas tensiones con Vietnam, después de que China instalara una plataforma de perforación en una zona meridional del Mar de China, cerca de islas disputadas con Hanói. Esta iniciativa dio lugar a los disturbios antichinos más violentos que se han producido en Vietnam en las últimas dos décadas.

La visita de Estado de Putin a China es la primera que realiza el mandatario ruso a este país desde que Xi Jinping llegó a la presidencia a principios de 2013. Tras una ceremonia de bienvenida, ambos líderes iniciaron las discusiones. Xi Jinping calificó a su invitado de "viejo amigo". Ambos dirigentes lanzaron maniobras navales conjuntas en el mar de China Oriental en las que se movilizarán catorce buques y se realizarán disparos con balas reales.

Estas maniobras "ilustran la inquebrantable determinación de China y Rusia para hacer frente conjuntamente a las nuevas amenazas y a los nuevos retos para garantizar la seguridad y la estabilidad regional", comentó Xi, citado por la agencia Xinhua. Putin por su parte pidió "un reforzamiento de la cooperación militar (sino-rusa) en este nuevo contexto".

El presidente ruso expresó por su parte su voluntad de reforzar los intercambios comerciales con China, para llegar a los cien mil millones de dólares de aquí hasta el 2015, contra 90 el año pasado, gracias a una cooperación reforzada, principalmente en la aeronáutica, el espacio y la energía. Putin saludó además los "progresos significativos en las negociaciones sobre el proyecto de transporte oriental de gas natural" ruso, indicó la agencia Xinhua.

"Las discusiones se centraron en la economía" y "las relaciones entre Rusia y China siguen desarrollándose con éxito", dijo Putin en una declaración difundida por la televisión rusa. Ambos mandatarios firmaron una "larga" serie de acuerdos, según Xinhua, sin dar más detalles. El primer ministro ruso Dimitri Medvedev admitió hoy que existe una "posibilidad teórica" de llevar a China las exportaciones de gas ruso que dejen de entregarse a Europa.

Entre los otros contratos que están siendo estudiados figura el del gigante petrolero ruso Rosneft y del chino Sinopec sobre el suministro de cien millones de toneladas de petróleo ruso a China en un plazo de diez años, así como el pedido de cien aviones SuperJet 100. Vladimir Putin viajó junto a una importante delegación compuesta por una docena de empresarios y líderes regionales.

"Frente a las sanciones (occidentales), Rusia necesita mostrar que no está aislada", señaló Piotr Topytshkanov, de la antena moscovita del Centro Carnegie. "Este es el objetivo de la visita de Putin. Quiere mostrar que Rusia tiene aliados".

Estados Unidos y la Unión Europea, que acusan a Rusia de apoyar a los separatistas, impusieron una serie de sanciones contra allegados de Putin y amenazaron con tomar medidas más radicales si Moscú obstaculiza la celebración de las elecciones presidenciales previstas el 25 de mayo en esta ex república soviética. En este contexto, la visita del presidente ruso a China, que inicialmente debía centrarse en temas energéticos, tomó otra dimensión, señalan los analistas.

De otra parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, abordó hoy la crisis ucraniana con el presidente ruso, Vladimir Putin, al que dijo que las elecciones previstas para el próximo 25 de mayo en el país son una oportunidad para lograr la paz y la estabilidad. Los dos mandatarios se reunieron en Shangai (China), al margen de la IV Conferencia para la Interacción y Construcción de Medidas de Confianza en Asia (CICA).

Según el portavoz de secretario general de la ONU, Stephane Dujarric, Ban y Putin coincidieron en que "la crisis solo puede resolverse políticamente y con un diálogo político incluyente". Además, el diplomático coreano subrayó que las próximas elecciones presidenciales "son una oportunidad para avanzar hacia la paz y la estabilidad a largo plazo en el país".

Por ahora, las regiones insurgentes prorrusas de Donetsk y Lugansk han boicoteado la campaña electoral y se considera difícil que Kiev pueda garantizar la votación en esas zonas. Rusia, que acusa a las actuales autoridades ucranianas de dar un golpe de Estado, ha calificado las elecciones de "un paso en la buena dirección", pero se ha abstenido de confirmar si reconocerá sus resultados.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto analizar la situación en Ucrania mañana miércoles, en una reunión en la que repasará el último informe sobre la situación de los derechos humanos sobre el terreno elaborado por Naciones Unidas y las perspectivas de cara a los comicios del domingo.

Por otra parte, Ban y Putin abordaron en su reunión los últimos acontecimientos en Siria y, en concreto, las posibilidades de una solución política y de mejorar la situación humanitaria de millones de refugiados y desplazados internos, según el portavoz del secretario general de la ONU.