Pide Putin que incidente de avión derribado no se politice

El presidente ruso, Vladimir Putin, instó a los separatistas ucranianos a permitir el acceso de los expertos internacionales al lugar en que cayó el avión de Malaysia Airlines.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, visitará esta semana Cuba, Brasil y Argentina en su nueva gira latinoamericana
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidió a separatistas ucranianos permitir el paso de expertos internacionales al lugar en que cayó el avión de Malaysia Airlines. (AFP)

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que el derribo de un avión malasio en el este de Ucrania no debe ser utilizado para fines políticos e instó a los separatistas a permitir el acceso de los expertos internacionales al lugar del incidente.

"Debe hacerse todo para garantizar la seguridad de los expertos internacionales en el lugar de la tragedia", dijo Putin, que vestía traje y corbata oscuros, en una inusual comparecencia televisada en la que aparecía de pie junto a un escritorio en una oficina.

Putin, que parecía tenso, reiteró su convicción de que el incidente no habría ocurrido si las fuerzas del Gobierno ucraniano no hubieran terminado una tregua y reanudado una campaña militar contra la rebelión pro rusa en el este de Ucrania.

"Sin embargo, nadie debería y nadie tiene el derecho de - usar esta tragedia para conseguir fines políticos egoístas. Este tipo de sucesos no deberían dividir a la gente sino unirla", afirmó.

Las declaraciones de Putin, tras un frenesí de conversaciones telefónicas diplomáticas, parecían apuntar a contrarrestar las críticas de los líderes occidentales que lo acusaron de hacer poco para persuadir a los separatistas - a quienes culpan del derribo del avión - para detener los combates.

Putin defendió su papel en la crisis y reiteró los llamamientos para un fin de las hostilidades en el este de Ucrania.

"Más de una vez hemos pedido a todas las partes en el conflicto que detengan inmediatamente el derramamiento de sangre y comiencen negociaciones", sostuvo.

Pidió un "corredor humanitario" que permita a los expertos acceder al sitio donde fue derribado el avión, matando a las 298 personas que iban a bordo, en un territorio controlado por los rebeldes pero no llegó a emitir una petición pública a los separatistas.

Líderes estadounidenses y europeos, que han impuesto sanciones a Moscú por su anexión de la península ucraniana de Crimea y su papel en el este, dicen que las armas y combatientes que fluyen por la frontera rusa hacia Ucrania están avivando la violencia.

Las críticas hacia el papel de Rusia se han convertido en indignación en las capitales occidentales por los atroces relatos acerca del trato a las víctimas y sobre la manipulación de pruebas por parte de combatientes y residentes.